Quince meses de cárcel por piratear software de Microsoft

Negocios

Una sentencia contra una tienda informática de Barcelona deja claros los riesgos que entraña la distribución de copias ilegales.

El técnico del establecimiento Arts Informática, ubicado en Barcelona, ha sido condenado como autor responsable de un delito contra la propiedad intelectual, tras distribuir copias no autorizadas del software de Microsoft.

En concreto, el Juzgado de lo Penal Número 5 de la Ciudad Condal ha establecido una pena de quince meses de cárcel, la inhabilitación para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, el pago de 3.000 euros en concepto de responsabilidad civil y el abono de una multa de 2.160 euros.

A pesar de esta condena, el responsable del delito en principio no ingresará en prisión, ya que las partes han acordado la suspensión de esta pena durante dos años, una situación condicionada a no delinquir en tal período. De igual modo, la sentencia final refleja el fraccionamiento de la multa de 2.160 euros en 18 plazos mensuales de 120 euros, mientras que los 3.000 euros en concepto de responsabilidad civil ya han sido abonados por el condenado.

La sentencia explica que Arts Informática poseía, con intención de instalarlos en los ordenadores de los clientes que así lo solicitaran, 8 soportes digitales de grabación con el sistema operativo Windows y otros 2 con la suite ofimática Office, ambos aplicativos propiedad de Microsoft. Cuando la instalación era solicitada, el técnico de Arts Informática procedía a realizarla sin que se abonase importe alguno, de tal modo que no se pagaba la licencia ni se incluía en la factura, lo que daba lugar a la distribución de copias no autorizadas del software de Microsoft.

Antes de recurrir a la vía judicial, Microsoft ofreció a Arts Informática la posibilidad de participar en campañas conjuntas de marketing, ayudas comerciales y asesoramiento con el objetivo de facilitarle la venta de software original. Sin embargo, el establecimiento hizo caso omiso de estas alternativas y continuó vendiendo programas sin certificación legal.