La empresa española suspende en eProcurement

Negocios
2 3 No hay comentarios

Sólo el 18% de las grandes empresas españolas disponen de sistemas de eProcurement, un porcentaje que se reduce al 4% en las medianas y pequeñas, según un estudio de Proactis.

El eProcurement es uno de esos términos que se acuñaron a finales de los 90, rayando el siglo XXI en realidad, para referirse a la gestión electrónica de los procesos vinculados con los proveedores, incluido el gobierno, como son las compras, recepción, suministros y pago de productos.

ProactisDentro de este eProcurement se incluyen los procesos de licitación pública, un aspecto que ha centrado la atención de Proactis, quien ha realizado un estudio entre más de un centenar de empresas y cuya primer conclusión es que el 41% de las empresas españolas que afronta un proceso de licitación pública desisten o son incapaces de cumplimentar los requerimientos de los pliegos de condiciones de organismos y entes de la Administración Pública de nuestro país.

Es más, sólo el 18% de las grandes empresas españolas disponen de sistemas de gestión de proveedores y suministros, un porcentaje que se reduce al 4% en las medianas y pequeñas, 10 puntos por debajo de los países de la OCDE. La principal consecuencia es estos bajos niveles de adopción es que suponen una amenaza a la competitividad de nuestras empresas en proyectos tales como obra civil, infraestructuras, energía o turismo.

Proactis también destaca que la situación es paradójica si tenemos en cuenta que la Administración Pública española es una de las más avanzadas del mundo en el uso de sistemas electrónicos de licitación. De hecho, nuestro país forma parte del club exclusivo de 15 países que usan sistemas y herramientas electrónicas para pueProcurementblicar licitaciones, ofertas, gestionar condiciones y facturas de los contratos públicos.

Según el informe de Proactis, a la hora de abordar licitaciones públicas, el 69% de las empresas declaran como mayor obstáculo para cumplir con los pliegos de condiciones, la correcta selección de sus proveedores, no sólo porque sean los más competitivos y rentables para crear una oferta, sino porque también han de verificar que cumplen las condiciones del concurso como parte subcontratada. A este respecto, y según ProactisS, hay que pensar que existen empresas que gestionan un catálogo de más de 13.000 proveedores.

Según Oscar Pierre, presidente de T&G, empresa distribuidora de Proactis en España y Latín América, “aunque parezca mentira, cerca del 90% de las empresas de nuestro país que acuden a un concurso público afrontan el proceso con hojas Excel y se ven en la necesidad de seleccionar y garantizar la idoneidad de los proveedores con quienes participar, verificando y actualizando la información de cada uno de ellos, en temas tan diversos como cumplimiento de normativas medioambientales, tipos de contrataciones, normas de calidad de sus procesos o capacitación de sus recursos humanos”.


Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor