Seres: “La factura electrónica ahorra costes”

Estrategia de CanalNegocios
0 0 1 comentario

A pesar de que llevamos años hablando de factura electrónica, menos del 30% de las empresas españolas la utilizan, nos cuenta Alberto Redondo, director de marketing de Seres para España y Latinoamérica.

¿Qué es una factura electrónica? ¿La factura electrónica es un coste o una inversión? ¿Cómo está la factura electrónica en España? ¿Cuándo será obligatorio el uso de factura electrónica?… estas son algunas de preguntas que nos ha respondido Alberto Redondo, director de marketing para Iberia y Latinoamércia de Seres, un especialista en eFactura.

“Las empresas tiene  diferentes motivos por los que dar el paso a la factura electrónica y no depende tanto de su compañía como de la relación con los clientes y proveedores”, explica Alberto Redondo, concretando que una de las razones que lleva a una empresas a adoptar la factura electrónica son la reducción de costes si esa empresas “recibe muchas facturas, tiene un proceso de compra amplio, trabaja con muchos proveedores”, porque la eFactura optimiza el proceso.

En España, y a pesar de que hace años que se habla de factura electrónica, entre un 20% y un 30% de las empresas hacen uso de este modelo, concentrándose sobre todo en Madrid y Cataluña, “las dos comunidades que lideran la factura electrónica, tanto en número de empresas como en volumen de facturación”. Alberto Redondo coincide en que es un porcentaje pequeño; “no pensemos cambiar del papel a lo electrónico de la noche a la mañana porque la mayoría empresas en España son pymes y el resto son las grandes, que son las que realmente están empezando a dar el paso”.

Respecto a Latinoamérica, Redondo explica que mientras que en Europa “nos hemos centrado en ser más competitivos, en ser más productivos, en Latinoamérica han optado por fiscalizar porque no tienen una capacidad de regular y saber lo que hacen las empresas y han obligado a trabajar con factura electrónica como mecanismo para mejorar su gestión fiscal”.

El uso de la factura electrónica no será obligatorio en nuestro país hasta el 15 de enero de 2015, y eso cuando se trate de trabajar con las administraciones públicas. La costumbre de dejarlo todo para el último momento hacer temer al director de marketing de Seres que “muramos de éxito”, que las empresas que se dedican a la implantación de la factura electrónica “nos encontremos desbordados”.

Y esta es una de las razones, nos cuenta Alberto Redondo, de que Seres haya lanzado una campaña para “ofrecer gratuitamente el uso de la factura electrónica a todos esos proveedores que el día de mañana que van a tener que trabajar con factura electrónica obligatoriamente con la administración, porque entendemos que es el mejor mecanismo para que la empresa española empiece a hacer el cambio”.

Las oportunidades para 2014 son, por tanto, enormes. “Nosotros somos afortunados porque en un entorno de crisis estamos creciendo y creemos que la situación se va a mantener. La factura electrónica ahorra costes y qué mejor momento para adoptar la tecnología”.


Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor