Nokia N9 con Meego no convence y los usuarios podrían esperar al smartphone con Windows Phone

Negocios

El fabricante finés presentó ayer su nuevo smartphone basado en el SO surgido de su alianza con Intel y que aparecerá en el mercado a finales de año, fecha en la que muchos esperan un terminal con el sistema de Microsoft.

El Nokia N9, el nuevo dispositivo que el fabricante ha lanzado en el mercado smartphone con el sistema operativo de MeeGo, ya ha suscitado las opiniones de los analistas y parece no convencer del todo. Muchos creen que los usuarios preferirán esperar a la llegada de un terminal con Windows Phone 7, el cual podría aparecer en el último trimestre de este año.

Según Ben Wood, investigador en CCS Insight, “la fuerte competencia del sector deja poco espacio para los dispositivos con Meego instalado” añadiendo que el nuevo smartphone de Nokia será difícil de vender.

Según publica BBC, Wood cree que este nuevo lanzamiento está demasiado cerca de otro más esperado por los usuarios: un smartphone con Windows Phone. Varios medios de comunicación como T3 creen que el Nokia World event, la feria anual que el fabricante finés celebra, podría ser el momento que la compañía elegirá para presentar su producto más esperado. Este evento comenzará el 26 de octubre.

No hay que olvidar que Stephen Elop dijo hace unos días que espera que antes de que finalice 2011 haya al menos un smartphone con el SO de Microsoft en el mercado y que el N9 llegará a las tiendas a finales de 2011.

El Nokia N9, cuenta con pantalla táctil AMOLED de 3,9 pulgadas, sin teclado y una capacidad 16 o 64 GB de almacenamiento. El terminal tiene soporte para redes 3G y GSM y una cámara fotográfica de 8 megapíxeles y destaca por poco grosor: 7,6 milímetros en su parte más fina y pesa 135 gramos.

El sistema operativo de MeeGo surgió tras una alianza entre el fabricante finlandés e Intel, a comienzos del pasado año 2010. Sin embargo, Nokia que ha ido perdiendo cuota de mercado a causa del poco éxito de su Symbian, consideró que un acuerdo con Microsoft para utilizar su Windows Phone sería la mejor opción y abandonó su acuerdo con Intel.