¿Cómo encaja el ‘cloud computing’ en el canal TIC?

Negocios

Las ventajas de utilizar como un servicio todos los recursos TIC están claramente identificadas por los fabricantes y los usuarios finales, pero ¿cómo encaja el ‘cloud computing’ en el canal de distribución?

El papel del mayorista

Si no todos, casi la mayoría de los analistas del mercado vaticinamos un futuro muy prometedor para el cloud computing, que no es otra cosa que la tendencia a basar aplicaciones en servicios alojados en el exterior, esto es, en la propia Web, desde la nube. Las ventajas de esta filosofía de acceso a la información están claramente identificadas por fabricantes y usuarios finales, pero ¿cómo encaja el cloud computing en el canal de distribución?

En este contexto, distinguimos tres modos de servicios cloud, así como también identificamos una tipología de servicios distintos en función del perfil de empresa del canal, léase mayorista, distribuidor o integrador:

A- Cloud interno o servicios disponibles para la propia empresa del canal.

B- Cloud externo o servicios disponibles para entidades externas al canal (cliente final, fabricantes).

C- Cloud mixto o servicios con zonas de acceso público (externo) y privado (interno) en función del perfil del usuario que accede.

MAYORISTAS
El tipo de actividad que desarrolla el mayorista puede encontrar en esta filosofía de acceso a la información un verdadero apalancamiento de sus actuales sistemas y plataformas de trabajo. Gráficamente, y de modo práctico, identificamos los siguientes servicios que podrían ofrecer en modo cloud computing externo para sus clientes:

Ventajas:

1- Optimización de costes basando infraestructuras mantenidas internamente con personal propio en costes por servicios mensuales externos


Servicios potenciales que puede ofrecer el distribuidor

De forma anillada con los sistemas de tecnología que ya tiene implantados el mayorista, el distribuidor puede vincular sus sistemas y ampliar el nivel de servicios que ofrece a sus clientes finales mediante una conexión entre ambos.

De esta forma y utilizando eFrames o llamadas de código HTML a links externos, el distribuidor puede ofrecer servicios a través de su portal manteniendo en todo momento su imagen corporativa.

Así las cosas, el cliente interactúa a través del distribuidor con la plataforma real del mayorista parametrizada al efecto para el distribuidor con precios, logos, zonas de acceso y otros recuros.

A continuación ilustramos una propuesta de servicios potenciales que podría ofrecer el distribuidor:

Ventajas

1- Amplificación del nivel de servicios ofrecidos por el distribuidor al cliente final.

2- Apalancamiento de la compañía sin costes adicionales.

3- Reutilización de los servicios ya ofrecidos por el mayorista con penetración de éstos en cliente final.


El integrador es una parte intrínseca del ‘cloud computing’

Junto con el mayorista, es el integrador quien mayor partido puede obtener del cloud computing. En función de su especialización y capacidad tecnológica, el elenco de servicios que puede ofrecer este eslabón de la cadena de distribución al mercado de clientes finales es extraordinariamente amplio.

No en vano, en el integrador reposa el concepto “manos remotas”, bajo el cual se recogen numerosos servicios externos de mantenimiento y optimización de infraestructuras de TI que paradójicamente pueden ser prestados en sentido inverso a la pirámide de mercado, esto es, desde el Integrador hacia fabricantes y mayoristas.

Consideramos pues al integrador como una figura que formaría parte intrínseca del cloud computing.

Ilustramos a continuación una propuesta de servicios potenciales que podría ofrecer el integrador en modo cloud:

Ventajas

1- Acceso a nuevos mercados con una propuesta de valor de servicios externos unificados.

2- Posibilidad de liderar el nuevo rumbo del mercado de la tecnología y el uso futuro de ésta.

3- Mayor especialización que los propios departamentos internos de TI en clientes finales.