Unificar sobre IP para ser más competitivo

Negocios

Las plataformas que integran todas las comunicaciones empresariales se configuran como una de las principales apuestas para ahorrar costes e incrementar la productividad en el actual panorama económico.

La banca, a la cabeza de la demanda

Las comunicaciones unificadas ya se sitúan en la cúspide de las prioridades de inversión de las organizaciones de todo el mundo. Eso es al menos lo que opina Ceferino Raposo, director de servicios y soluciones de Dimension Data, uno de los principales integradores del ‘portfolio’ de Cisco. Además, Raposo puntualiza que durante el presente año esta tecnología se está consolidando en el mercado español a través de conceptos como presencia y colaboración.

Se trata de una opinión compartida por Alberto Belle, analista de IDC, que asegura que en los próximos años se va a producir la adopción de este tipo de tecnología en todo tipo de empresas, aunque de momento el sector bancario ha demostrado ser el pionero en la demanda de estas soluciones, puesto que “muchas entidades financieras ya utilizan a diario las comunicaciones unificadas o están muy avanzadas en sus procesos de migración” hacia dichas plataformas.

En efecto, Javier González, director de marketing de la operadora Colt, afirma que si bien es cierto que estas soluciones se han ido introduciendo entre las pymes de todos los sectores, la banca constituye una de las áreas que está “especialmente preparada” y que ha alcanzado un desarrollo “equiparable o incluso superior” al de otros países de nuestro entorno.

No en vano, estamos hablando de un negocio que en la mayoría de los casos depende de grandes redes de sucursales que tienen que estar permanentemente en contacto y que también demandan “los mayores niveles de seguridad y gestión de los datos críticos”.


El canal enriquece su oferta

Así las cosas, lo cierto es que en muchos casos el éxito en la comercialización de este conjunto de productos y servicios sigue topándose con un problema de concienciación por parte del empresariado español, el cual precisa de asesoramiento para saber por dónde empezar y dilucidar qué tipo de tecnología es la más adecuada para “obtener beneficios tangibles alienados con los procesos de negocio”, según apunta Raposo.

Y en este contexto, González, de Colt, estima que sólo los ‘partners’ mejor adaptados para ofrecer soluciones lo más completas posibles serán capaces de transmitir el “valor estratégico” que tienen las TIC “para el crecimiento de la empresa española en una coyuntura como la actual”. De igual modo, Raposo, de Dimension Data, considera que las claves del nuevo modelo económico radican en la implementación de proyectos de comunicaciones que no sólo permitan una organización “más receptiva”, sino que además eliminen la necesidad de tener una “oficina centralizada”, reduciendo los costes asociados al desplazamiento tanto en términos financieros como medioambientales.

Dicho de otro modo, en palabras de Belle, de IDC, este conjunto de productos y servicios representa un “enriquecimiento y modernización de la oferta del canal”, algo derivado de la “sofisticación” de la actividad comercial.

Como es habitual, las grandes corporaciones han sido las primeras en apostar por esta tecnología, pero… ¿Qué sucede con las pequeñas y medianas empresas? ¿Están realmente demandando este tipo de soluciones? Pues bien, Victoria Somohano, jefa de producto de comunicaciones unificadas de Microsoft, cree que las pymes españolas están “dispuestas a adoptar soluciones de mensajería y colaboración en su negocio en los próximos años siempre y cuando los costes de estos servicios se lo permitan”.

Desde esta perspectiva, el gigante del software continúa invirtiendo en el desarrollo de soluciones que puedan adaptarse al tamaño de cada empresa, como es el caso de la actualización de su plataforma Office Communications Server, que verá la luz a partir del próximo mes de febrero e incorporará nuevas herramientas de desarrollo y mejoras en las aplicaciones de voz y vídeo.

En este punto, Microsoft está empeñada en buscar la colaboración entre los ‘partners’, especialmente entre la comunidad de ISV, con el objetivo de “ofrecer a los clientes la información necesaria para obtener importantes ahorros y aumentos de productividad”, según Somohano.