Violin Memory es adquirida por el fondo de inversión privado Quantum Partners

Negocios
PUE Datacenter

Violin continuará ofreciendo a los clientes una suite de servicios profesionales y de soporte a las empresas en la transición a all flash en sus data centers.

Tras varios años tumultuosos, la compañía pionera de all-flash array (AFA) Violin Memory pasa finalmente a otro capítulo de su negocio.

La compañía ha anunciado que ha sido adquirida por Quantum Partners, un fondo de inversión privado administrado por Soros Fund Management. Soros tomó la propiedad de los activos de Violin después de una subasta de bancarrota a fines del año pasado con 26 millones de dólares de deuda no asegurada por 15 millones de dólares en acciones de la compañía reorganizada.

“La adquisición de Violin por Soros reconoce el valor de los clientes a nivel mundial de la compañía, que incluyen empresas del Fortune 500, así como la tradición de innovación y dedicación demostrada por su equipo”, ha afirmado Ebrahim Abbais, CEO y presidente recientemente nombrado de Violin Memory.

Aunque Violin ayudó a crear el mercado del all-flash, ha luchado para seguir siendo relevante. En 2013 comenzó a cotizar en la Bolsa de Nueva York. En su oferta pública inicial, la empresa con sede en Mountain View, California, vendió 18 millones de acciones por 9 dólares cada una, recaudando 162 millones de dólares en una valoración de menos de 900 millones de dólares. El primer día la acción cerró con una bajada del 22% y nunca rebotó.

Tres años más tarde, la compañía solicitó la protección del Capítulo 11 tras quemar todos sus bazas y experimentar trimestres consecutivos de disminución de las ventas, tras la gran competencia a lo largo de 2015 y 2016.

El lanzamiento de sus matrices FSP 7300 y 7700 por parte de Violin, que agregó funciones de gestión de datos y protección que faltaban en sus sistemas flash anteriores, nunca fue popular entre los clientes. Como resultado, Violin gastó $ 7,5 millones en un trimestre en marketing y recibió sólo 2 millones de dólares en ingresos. Las cifras de un año a otro mostraron un déficit de 15,3 millones de dólares en las ventas totales de la compañía.

Ahora, las esperanzas están puestas en que la nueva inyección de capital de los accionistas, empleados y nuevos dueños de Violin vuelva a situar a compañía en la industria.

“Estamos comprometidos a apoyar a Violin en su tradición de excelencia del cliente e innovación de productos. Violin continuará ofreciendo a los clientes una suite de servicios profesionales y de apoyo que ayudan a las empresas a pasar a all flashes sus centros de datos”, ha afirmado Nicholas Esayan, director de SFM Private Equity, en un comunicado.


Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor