Los robots ya pueden hacer tu trabajo ¿qué será del mercado laboral en empresas del canal?

Negocios
2 36 No hay comentarios

Puede verse como una amenaza a la forma de empleo que conocemos hasta ahora en firmas fabricantes y minoristas. Pero los expertos advierten de la necesidad de formar empleados que aporten un valor añadido y puedan así superar a los robots.

Foxconn, el principal socio de fabricación de Apple para sus dispositivos, acaba de anunciar que una serie de robots sustituirán a 60.000 de sus empleados y no es la primera vez que sucede dentro de las plantas de ensamblaje de esta compañía situada en Taiwán. Personas de metal sustituyendo a las de carne y hueso ya no es algo del futuro. Es parte de nuestro presente.

120919_ROBOTICA_xlHace unos días, en una conferencia celebrada en Ciudad de México, Macario Schettino, Analista económico y político, hacía un resumen breve y ameno a los asistentes sobre la situación actual, tanto en temas económicos como políticos y advertía que en el futuro ya no habrá trabajos como lo conocemos hasta ahora, sino que habrá profesionales, expertos en asuntos. La mano de obra podrá sustituirse en muchos casos por robots (que no todos como veremos más adelante, o al menos por el momento). Y las personas que podrán acceder a un puesto de trabajo serán aquellas que puedan aportar un valor añadido.

De acuerdo con un estudio de Bank of America, para el año 2025 los robots realizarán el 45% de las tareas de manufactura, frente al 10% actual.

De hecho, desde la propia Foxconn han confirmado que, aunque se están automatizando “muchas de las tareas de fabricación asociadas con nuestras operaciones”, seguirán empleándose personas  “para realizar tareas de mayor valor añadido en el proceso de fabricación, tales como investigación y desarrollo o control de procesos o controles de calidad”. Y esto supondrá un cambio en el panorama de empleo conocido hasta ahora dentro de las empresas del canal.  Pero muchos estudios alertan sobre las consecuencias que la integración de robots como mano de obra traerá sobre los ciudadanos con poca formación y estudios, sobre todo en países como China, donde millones de personas han dejado el campo para trabajar en estos lugares como mano de obra. 

Los trabajadores del sector de ventas y servicios, también amenazados

El caso de Foxconn afecta a empleados de firmas fabricantes. Pero no hay que olvidar que los empleados en empresas minoristas ya han visto cómo las cajas registradoras con mayores capacidades tecnológicas pueden encargarse de realizar el cobro de una compra, sin la necesidad de un empleado que controle el proceso. O con un empleado para el control de varias máquinas, reduciendo así el personal.

De hecho hace un par de días eran noticia las declaraciones de Ed Rensi, antiguo CEO de McDonalds, que explicaba que es más barato comprar un brazo robótico de 35.000 dólares que contratar a un empleado que no es eficiente pagándole 15 dólares a la hora embolsando patatas fritas. Es decir, que la gran cadena de comida rápida también podría comenzar pronto a prescindir de sus trabajadores. Y otra novedad conocida esta semana es que Pepper, el robot creado por el grupo japonés Softbank, empezará a tomar los pedidos y a cobrar a los clientes de los restaurantes Pizza Hut a finales de este año, por el momento solo en Asia. Además, Pepper será capaz de identificar a los clientes -que previamente se hayan descargado una aplicación en sus móviles- y sugerirles qué pueden pedir según su estado de ánimo.

Consecuencias para el mercado laboral

En España no hay aún estudios muy concretos a este respecto. Así que podemos hacer referencia a un informe, publicado el pasado mes de noviembre por el Banco de Inglaterra, analizando la situación en el Reino Unido y que calculaba que la llegada de robots como fuerza de trabajo podría acabar, en un periodo de 20 años, con unos 15 millones de empleos, la mitad de los existentes. 

Robots comprados por Foxconn para ensamblar los nuevos modelos del iPhone.
Robots comprados por Foxconn para ensamblar los nuevos modelos del iPhone.

Hay categorías que corren más riesgo que otras. Así, los empleos que más peligro correrán en las próximas dos décadas serán en sectores muy relacionados con el canal de distribución. Según el estudio del banco: manufacturación, sector servicios y administrativos. Un dato muy destacado, como se puede ver en The Telegraph, que publicó esta información, es que más del 75% de trabajos de los sectores de atención al cliente y ventas pueden llegar a automatizarse.

Recuerdan desde Adecco, empresa especializada en recursos humanos y búsqueda de empleo que “los robots industriales han comenzado a revolucionar el desarrollo y fabricación del producto”, pero no hay que olvidar que  “mientras que la robótica se ha utilizado en las fábricas durante décadas, lo que llega ahora son nuevos robots son más inteligentes y más rápidos”. Y ya son capaces de aceptar más trabajos anteriormente realizados por los seres humanos, tales como el montaje de pequeños componentes electrónicos. Otro asunto es que las máquinas robóticas, como ya mencionábamos anteriormente, se han vuelto más asequibles, por lo que para las empresas es más rentable a largo plazo, comprar robots que pagar salarios justos. 

Verlo como oportunidad y no como amenaza

A pesar de que los estudios vistos hasta ahora en este reportaje nos muestran un futuro incierto y complicado para la forma de trabajar que conocemos ahora y para muchos tipos de trabajo, hay otros informes que apuntan a que solo habrá un cambio, que los robots serán un complemento y que aparecerán nuevos empleos en los próximos años. Muchos hablan de la cuarta revolución industrial. Eso quiere decir que, como sucedió con las anteriores, se podrá salir adelante, pero siempre adaptándose a las novedades del mercado.

Hay un reciente informe de Adecco que considera que el mercado laboral que conocemos hoy en día lo que hará será experimentar un gran cambio, y que la incorporación de nuevas tecnologías y la robotización de las funciones será un hecho, que nos hará comprender la realidad de otra forma. Como ya ocurriría en el pasado con la llegada de máquinas a sectores tradicionales. Así, los responsables de recursos humanos consultados creen que la automatización del trabajo destruirá empleos tal y como hoy los conocemos, pero creará otros diferentes en igual medida. Y afirman desde Adeccu que los empleos que se destruyan como consecuencia de la robotización se verán compensados, o incluso superados, por la generación de otros puestos destinados a controlar estos procesos. Es decir, que serán los humanos quienes lleven un control sobre las máquinas, finalmente. Aunque esto podría llevar a una necesidad de trabajadores con mayor formación y especialización en ciertos sectores, sobre todo en el tecnológico. 

Es decir, la clave está en la reinvención personal. En la formación más allá de las profesiones tradicionales. En conocer un  campo para poder ofrecer un valor añadido a un servicio o una labor, más allá de lo que los robots puedan aportar a una empresa. Desde la Unión Europea se ha mencionado la necesidad de personas expertas en inteligencia artificial y calcula el organismo que se podrían crear en un futuro hasta 900.000 puestos de trabajo que necesitarán empleados con altos conocimientos informáticos, habilidades comunicativas y versatilidad.


Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor