Mujeres ejecutivas en 2016: retos que persisten

Protagonistas
0 13 1 comentario

Conciliación laboral, brecha salarial, puestos ejecutivos o desempleo son algunos de los retos más importantes a los que se enfrentan las profesionales españolas, bien preparadas pero con dificultades.

Aprovechando que en este mes de marzo, los países del mundo piden por la igualdad de géneros, rememorando el día internacional de la mujer, desde ChannelBiz hemos querido hacer un repaso a los retos que aún persisten en este ámbito, de la mano de Nuria Chinchilla, profesora de Dirección de Personas del IESE, Instituto que recientemente analizó la figura de la mujer en los consejos de administración del IBEX.

mujer directivaY es que, no hay que olvidar que cifras muy recientes apuntan a que España es uno de los países de Europa con mayor brecha salarial entre género, que solo el 20% de los directivos de empresas son mujeres o  mayoría de startups encontramos que el emprendedor es hombre (se calcula que la cifra ronda ente el 80 y 90% de los casos según Startupxplore que ha creado un censo de empresas de reciente creación en el país).

Asuntos como la educación o la publicidad y la televisión que en ocasiones perpetúan los roles tradicionales asignados de forma diferente a hombres y mujeres, la dificultad de conciliar familia y trabajo en España a causa de los horarios laborales y la falta de políticas para hacer esto posible o el machismo en ciertos sector económicos marcan los mayores retos a los que se enfrentan las mujeres.

No todo son noticias negativas para las mujeres.  Muchas de las grandes empresas globales del sector TIC están lideradas por ejecutivas dentro del mercado español. Tenemos el ejemplo de Marta Martínez, presidenta de IBM España, Portugal, Grecia e Israel, Pilar López Álvarez, presidenta de Microsoft España (y sus dos predecesoras en el cargo también fueron mujeres), Irene Cano, directora de Facebook Iberia, Sarah Harmon, directora de Linkedin España, Nuria Oliver, directora científica de Telefónica, María José Talavera, directora general de VMware para España y Portugal o Susana Voces, directora comercial de eBay en EMEA.

Mayor desempleo

Según datos recientes de la OCDE, España se sitúa entre los países del mundo con una mayor cifra de mujeres con un elevado nivel de formación, pero con una tasa de desempleo femenino más alto. En datos generales a nivel mundial, donde este problema también existe, la OCDE cifra en un 66% la tasa de mujeres que están empleadas en el mundo, frente a un 80% de los hombres. Y todo esto, teniendo en cuenta que, a día de hoy, en España, ya hay más gradudas universitarias que graduados, de acuerdo con la OCDE.

Por su parte, la Encuesta de Población Activa (EPA), elaborada por el Instituto Nacional de Estadística en diciembre del pasado año 2’15,apuntaba a que la tasa de paro masculina había descendido en 0,41 puntos, situándose en 19,49%. Sin embargo, la tasa de desempleo para las mujeres sólo bajó durante 2015 un 0,17% situándose, en términos generales, en el 22,5%.
Menos directivas

Si se analiza el empleo por rangos de actividad, el 76,5% de las mujeres ocupadas en España son empleadascon jefes y sin subordinados a cargo. El 8,9% son ocupadas independientes (sin jefes y sin subordinados), mientras que un 5,3% son mandos intermedios, un 4,4% son encargadas, jefas de taller o de oficina, un 4,3% directoras de pequeña empresa y, tan sólo un 0,4% son directivas de empresa de medio o gran tamaño, de acuerdo con los datos aportados por la Encuesta de Población Activa.

Salarios más bajos

De acuedo con los datos, publicados hace nasa semanas, a comienzos de este mes de marzo, por la agencia estadística de Bruselas, Eurostat, con motivo del Día de la Mujer  España es el sexto país con mayor brecha salarial de género entre los 28 Estados miembros de la Unión, por encima de la media de la zona euro (16,5% de desfase salarial) y de la UE (16,1%).

teletrabajo mujer hijoAdemás, la cosa ha empeorado con la crisis. Si vemos los datos de la Encuesta Anual Estructura Salarial que hace el INE español, si los datos se miden por salario-hora, la brecha entre hombres y mujeres aumentaron en 3,2 puntos,  desde el comienzo de la crisis hasta 5 años más tarde, pasando del 16,1% al 19,3% desde 2008 a 2013. Cuando hablamos de salarios brutos anuales, los datos crecen menos, pero hablamos de una brecha mayor. En el mismo lapso de tiempo, la diferencia ha pasado del 21,87% al 24% en 2013.

Más hombres que mujeres en los puestos de dirección

Este es un tema de última actualidad. El nuevo Código de Buen Gobierno apunta a que en 2020 “el número de consejeras represente, debería ser de, al menos, el 30% del total de miembros del consejo de administración” de las firmas españolas, a petición de la CNMV. Y, como publicó El País en un reportaje, “de acuerdo con la composición actual de sus consejos, en los próximos cuatro años las cotizadas deberán reclutar al menos 168 mujeres si quieren cumplir con la cuota del 30%”, bajo la suposición de que en 2020 los consejos de adminsitración continúen con el número de miembros de la actualidad. De todos modos, también podría suceder que se reduzca el número de personal en los consejos.

Sin embargo, a pesar de esto, la nueva edición del IV Informe “Las Mujeres en los Consejos de Administración de las compañías del Ibex 35”, elaborado por Atrevia y el IESE y presentado a comienzos de marzo, arrojaba datos positivos en materia de igualdad con respecto a los años anteriores y es que  la presencia de las mujeres en los consejos de administración del Ibex ha alcanzado un peso porcentual del 19,65%, dos puntos más que el año anterior y más cerca de alcanzar la media europea del 21,2%. De acuerdo con Nuria Chinchilla, directiva en IESE, “en el año 2002, en el que había un 2% de mujeres en consejos de administración, y ahora estamos en un 20%, y esta cifra se va acelerando porque van llegando más mujeres a comités ejecutivos”.  Así que hay esperanza.

De todos modos, ¿por qué a las mujeres les resulta difícil escalar en las grandes empresas? De acuerdo con Nuria Chinchilla, profesora de Dirección de Personas del IESE, esto “se debe a la existencia del “Techo de cristal” que imponen los hombres y mujeres con visión mecanicista y que ha imperado en las últimas décadas e incluso siglos. Con esa visión nos imponen una manera de hacer masculina, y a las mujeres sólo nos quedan dos opciones: adaptarnos o  no subir”.

Además del “techo de cristal”, un término cada vez más usado a la hora de hablar de los retos de las mujeres en el mundo empresarial, “también hay un techo de cemento, que es no solamente el techo de cristal que tenemos en la selección, en la remuneración, en la promoción; sino también este techo de cemento que se autoimponen las mujeres cuando tienen que tomar decisiones de si querer seguir subiendo o no”.  Aquí tienen que tomar decisiones que tienen que ver con las preferencias: si ponemos la prioridad en la vida personal o en la profesional, flexibilidad, perfeccionismo, negociación”.

Conciliación laboral

Y en conexión con la última afirmación de Nuria Chinchilla, vamos a analizar las condiciones laborales y políticas que ayuden a mujeres, y también a hombres, a poder tener una familia, compartir tiempo con ellos, y no por ello desatender su carrera profesional. A comienzos de marzo se lanzó una campaña titulada “Se buscan madres y padres desaparecidos: campaña por la conciliación laboral”, y que explicaba “¿Cuánto tiempo pasas al día con tus hijos?. No depende de ti. No depende de ellos. Hay que seguir luchando por una conciliación real. La falta de conciliación provoca estrés, sentimiento de culpa. Nos lleva a una sociedad sin futuro”, por parte del foro español llamado “El Club de las Malas Madres”, iniciativa que eunió, a través de la plataforma change.org, cientos de miles de firmas.

mujer de negocios ordenadorY es que España no es el país de la conciliación. Vamos a la cola en Europa. Actualmente, el permiso de maternidad en España es de 16 semanas (cuatro meses) y el de paternidad de 15 días (2 semanas). “La protección durante el embarazo y el periodo de lactancia está justificada por razones de salud, pero la conciliación afecta tanto a mujeres como a hombres, y debe tener en cuenta las necesidades y derechos de los niños”, denunciaba la ONG Save The Children en un informe heco público hace apenas dos semanas y donde pide ampliar el permiso de maternidad en 24 semanas.

La baja maternal de España está entre las menores de Europa y además se encuentra muy alejada del permiso medio en la Unión de los 27 (que es de 28 semanas).

De acuerdo con Nuria Chinchilla, profesora de Dirección de Personas del IESE, a esto se le suma que “España es uno de los lugares más difíciles porque tenemos un horario irracional, nuestro uso horario no sigue el sol. Perdemos el tiempo en la comida, en vez de la 1 comemos a las 3, y empezamos la segunda parte de la jornada a unas horas donde el resto de Europa ya está acabando”.  Precisamente, IESE están “trabajando en la reforma horaria para conseguir el cambio en los horarios de las empresas”.

Otro aspecto, muy cultural y que no conviene es que “también está la creencia falsa de que el presentismo es bueno para la compañía. El presentismo no genera ni mayor compromiso ni mayor productividad“, recuerda Chinchilla a empleados y empleadores.

Acceder al reportaje Mujeres exitosas de empresas del canal: cómo triunfar en el mundo TIC


Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor