¿Tiene sentido una fusión entre Dell y EMC?

Negocios
0 2 No hay comentarios

Desde The Wall Street Journal se apunta a un posible acuerdo de compra entre EMC II, el negocio de almacenamiento de EMC, y Dell y Silver lake.

BARCELONA. A punto de que una de las empresas más grandes del sector vaya a separarse definitivamente, hoy el titular del día es una posible fusión/acuerdo de compra entre Dell y EMC. La fuente es The Wall Street Journal, que cita a “people familiar with the matter”.

El acuerdo, que llevarían a Dell y Silver Lake –la firma de capital riesgo que ayudó a Dell a hacerse privada en 2013, a hacerse con EMC II, podría firmarse en una semana, aunque por el momento no se ha confirmado, ni desmentido, nada. EMC funciona como una federación de varias compañías independientes y que incluyen a EMC II, que es el negocio de almacenamiento; VMware, el de virtualización; RSA, que es la parte de seguridad o Pivotal, la compañía de cloud y big data.

Hace varios meses que se habla de una posible escisión de VMware, sobre todo después de que esta compañía se hiciera con Airwatch, que provee de servicios de movilidad. La presión llega de los inversores, como casi siempre; en el caso de EMC es Elliott Management, que tras hacerse con el 2% de la compañía busca romper la federación, y parece que el negocio de almacenamiento puede ser el más prescindible.

En el caso de VMware, EMC posee el 80% de la compañía de virtualización, valorada en 34.000 millones de dólares. En el caso de EMC II, explica la revista Fortune que aunque esta unidad de negocio genera la mayor parte de los ingresos de EMC, este año los resultados han sido planos, sus márgenes no son los de VMware, y su potencial está lejos del de Pivotal.

Una relación truncada

El posible acuerdo entre EMC y Dell nos lleva a recordar que son compañías que se conocen bien, que fueron partners durante más de una década. Aunque el acuerdo, la partnership entre EMC y Dell hubiera tenido que finalizar en 2013, fue un mes de octubre de 2011 cuando ambas compañías anunciaban el fin de su relación. Dell dejaba de revender los productos de almacenamiento de Dell.

El acuerdo original de reventa entre ambas compañías se había firmado en 2001 y renovado en dos ocasiones, se terminaba más de una década después. Al final de la relación, Dell contabilizaba cerca del 10% de los ingresos totales de EMC, y una cuarta parte de los generados por la venta de la línea de producto EMC Clariion.

Detrás de esta decisión estaban un par de años en los que ambas compañías extendieron su oferta de productos de almacenamiento, una oferta que en lugar de complementar, era competitiva sobre todo después de que, en 2008, Dell comprara EqualLogic, uno de los principales fabricantes de almacenamiento de la industria. EqualLogic, de hecho, le dio a Dell la primera línea de producto que competía directamente con la de EMC.

Siguieron pasando los años y tras perder la oportunidad de comprar 3PAR, que cayó en manos de HP en septiembre de 2010, Dell compró Compellent a finales del mismo año. Quedó claro que la compañía trabajaba para convertirse en un referente en el mercado de almacenamiento, y fue entonces cuando las primeras advertencias sobre una posible ruptura de la relación con EMC empezaron a surgir.

¿Se renovará esa relación mediante una adquisicion? Por el momento los labios permanecen sellados. En pleno Canalys Channels Forum, con analistas y representantes de ambas compañías recorriendo los pasillos, nadie quiere hablar, nadie quiere responder a una sencilla pregunta: ¿Tiene sentido un acuerdo de compra entre EMC II y Dell?


Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor