Red Hat: “OpenStack es el corazón del centro de datos”

Estrategia de Canal
2 39 1 comentario

Santiago Madruga, director general de Red Hat, no sólo cree que OpenStack es una súper extensión de Linux sino un elemento diferenciador de negocio. Nos lo explica durante el Red Hat OpenStack Day.

Con tal sólo cinco años de vida, OpenStack se ha convertido en el corazón del centro de datos, o por lo menos está camino de serlo. La primera versión de código, llamada en clave Austin, se lanzó en octubre de 2010 y dos años después, en septiembre de 2012, se creaba la Fundación OpenStack para gestionar el proyecto. Ahora, el 85% de las empresas planean desarrollar su negocio sobre OpenStack.

Bajo estos referentes Red Hat celebraba esta semana su OpenStack Day 2015, el segundo, con la colaboración de Accenture, Cisco, Dell, Huawei, Intel y Nuage Network, y con el objetivo de mostrar los usos y beneficios de la tecnología OpenStack en la empresa. Más de 500 asistentes se daban cita en el Palacio de Neptuno de Madrid, donde se celebraron una serie de ponencias y casos prácticos presentados por empresas como Intel, Huawei, Telefónica, Dell, Produban, o BBVA, además de la propia Red Hat.

Santiago Madruga OpenStack Day

Santiago Madruga, director general de Red Hat para España y Portugal, fue el encargado de arrancar el evento explicando por qué las empresas están eligiendo Red Hat OpenStack. Asegurar que OpenStack es “una super extensión de Linux” ya convence, a lo que se añade que Red Hat sea uno de los principales contribuidores del proyecto y que todo lo que está desarrollando alrededor de OpenStack se mantenga fiel al ADN de la compañía, ser ‘open source’.

Pero lo mejor estaba por llegar, porque tras la ponencia pudimos reunirnos con Madruga para hacerle unas preguntas.

Se celebra la segunda edición de Red Hat OpenStack Day, ¿qué ha cambiado en un año?

Ha cambiado todo. Ha sido un año frenético tecnológicamente alrededor de OpenStack, que ha madurado muchísimo. De ser un proyecto que hace un año calificaríamos de incipiente a ser un proyecto muy maduro, con una solución muy paquetizada, muy testada, certificada con un ecosistema muy amplio; hemos certificado con Dell, con Cisco, con Huawei, con Nuage, no sólo con proveedores del ecosistema tradicional de Red Hat en el mundo de servidores o de almacenamiento, sino también en el mundo de las redes, y muchísimos a nivel de software.

Ha sido un trabajo intensísimo a nivel de ingeniería, de hacer madurar la tecnología, de documentarla, de incrementar la estabilidad ofreciendo ciclos de vida muy largos, de muchos años, y de trabajar con el ecosistema para que todo funcione con todo.

Además de hacerlo madurar, en Red Hat hemos sacado muchas tecnologías complementarias a OpenStack, tecnologías que te permiten gestionar la infraestructura como servicio de OpenStack en combinación con los recursos de centros de datos más convencionales, de los servidores físicos o de los servidores virtualizados, con nuestra virtualización o con la virtualización de VMware, o de otros.

Esas herramientas de gestión, o que orquestación, que son muy importantes para que todo esto sea eficiente y funcione bien están disponibles, tanto de parte de Red Hat como de terceras casas. Al final, y de acuerdo con la filosofía de Red Hat va a ser el cliente el que elija las alternativas que Red Hat propone, o las de la competencia.

¿Cuáles son las claves de este evento, del Red Hat OpenStack Day?

Lo primero que OpenStack está muy de moda y eso es porque es una tecnología que de forma fácil y con unos costes muy escalables, que al aumentar el volumen de trabajo no se van a convertir en unos costes que te inhiban el negocio, te permite crear nubes públicas, nubes privadas y combinarlas a través de esas herramientas de gestión. Eso es algo de lo que se venía hablando hace años pero que no se hacía porque no era tan fácil. OpenStack te permite montarte tu infraestructura como servicio y controlar y automatizar la gestión de tus recursos de computación, tus recursos de almacenamiento y tus recursos de redes; en definitiva, de toda tu infraestructura, de una manera relativamente sencilla, económica, práctica y con soluciones que funciona y que están probadas.

En este evento están presentando casos reales empresas como Telefónica, BBVA, Santander. Y se mencionan porque son las que todo el mundo conoce, pero esto está llegando ya a un mercado de masas de la gente que necesita este tipo de soluciones. Este es el éxito de este evento.

Se han registrado más de 500 personas; hemos contado con un ecosistema muy amplio y esto es muy importante porque estas soluciones no pueden ser mono marca. Al final ese mundo ya pasó, se llamaba Unix, se llamaba mainframe, eran máquinas muy grandes que funcionaban y que daban calidad pero con un modelo económico que no era sostenible, y donde los clientes se veían atrapados y tenían falta de elección porque incluso las propias aplicaciones sólo estaban certificadas para un entorno vinculado a un sistema operativo y a una marca, y ahora todo eso ya acabó.

Ahora vivimos en un mundo abierto, en un mundo más dinámico, mucho más escalable –tanto por costes como por tecnología. Negocios como Facebook, Yahoo o Gmail, e incluso los de empresas mucho más pequeñas, no están corriendo sobre un mainframe, todo eso está corriendo sobre Linux y sobre OpenStack.

Por cierto que Linux y OpenStack con un poco lo mismo; OpenStack es como la evolución de Linux para este tipo de entornos donde ya la infraestructura tiene que estar disponible como un servicio. Y la forma en que OpenStack gestiona y accede a esos recursos físicos es a través de Linux. En red Hat la ingeniería de OpenStack y de Linux se ve como una única cosa y se hace de forma conjunta, son los mismos equipos desarrollándola. Realmente OpenStack se podría considerar como una super extensión de Linux.

linux XL avira¿Cree que el Señor Torvalds visionó el alcance que iba a tener Linux?

El Senor Torvalds hizo algo mucho más importante. No visionó una tecnología, sino una forma de desarrollar tecnología. Yo creo que él tienen que estar tremendamente orgulloso, al igual que todos los que han contribuido a hacer esta tecnología. Lo bueno de lo que ocurrió con el nacimiento de Linux no fue Linux en sí, sino darnos cuenta de que entre todos podíamos mejorar las cosas y hacer un desarrollo de I+D colaborativo, y ahí es donde se está produciendo la innovación, y donde todos estamos haciendo cosas que ni él, ni nadie, hubiera podido pensar hace unos años.

Pero lo que él sí pensó fue en un modelo de trabajo que permitiera esa plataforma de innovación colaborativa. Yo creo que eso es mucho más importante que una tecnología en sí, porque ahora hablamos de OpenStack, pero dentro de 20 años, o de 50, hablaremos de otras andanadas de innovación mucho más importantes que eran imposibles de imaginar por nadie, pero hubieran sido imposibles sin esta manera de colaborar. Y eso es lo verdaderamente importante.

Al igual que no nos planteamos Cloud sí o no, tampoco nos planteamos Open Source sí o no, ¿crees que la clave del éxito de OpenStack es que es de código abierto?

Esa es una de las claves. Yo creo que cuando utilizas IaaS y estás creando nubes, al final estás poniendo tu negocio encima de esa infraestructura, y por lo tanto poca gente va a querer atarse a un proveedor que en un momento dado pueda abusar de una posición dominante en esa relación. Aparte de eso yo creo que todo el mundo reconoce que juntos innovamos más y que ese modelo de desarrollo colaborativo avanza más, es donde se están produciendo los cambios, y por eso es el modelo ganador.

Además, ese I+D compartido entre todos sale mucho más económico. Al final las empresas quieren soluciones que funcionen y en las que puedan confiar y Red Hat aporta a las empresa ese nivel de servicio, esa paquetización, ese conocimiento profundo de la tecnología para aportar esos servicios, esa calidad. Las empresas quieren consumir esa innovación pero lo quieren hacer con tranquilidad, con comodidad, con un nivel de servicios, con un roadmap, con una estabilidad, y todo eso se lo aporta Red Hat.

¿En qué momento de madurez está la tecnología?

Yo creo que OpenStack a día de hoy es un elemento diferenciador de negocio. Aún no es una commodity y requiere no sólo tener la tecnología sino también entenderla. Y por eso el compañero de viaje que uno escoge para este tipo de tecnologías, y de OpenStack en concreto, es muy importante. En Red Hat estamos haciendo un esfuerzo tremendo en nuestro propio equipo alrededor de OpenStack, y en el equipo de nuestros socios, intentando certificar a todos nuestros socios tecnológico, no sólo a nivel de productos, sino a las personas, que haya cursos de formación. Tenemos miles de profesionales de la informática que están certificados en Red Hat OpenStack, y esto es muy importante porque estos profesionales son críticos.

¿Hay suficientes profesionales de OpenStack?

No lo sé. En Red Hat trabajamos cerca de 8.000 personas; el año pasado compramos una empresa que se llama eNovance en Francia, una empresa de servicios profesionales centrado únicamente en OpenStack, y eso nos aportó de golpe unos cientos de personas solamente en el entorno de OpenStack. Estamos contratando y formado nuestros propios recursos sin parar porque aunque somos muchos, la demanda de OpenStack es tan grande que no son suficientes. Y no aspiramos a tener nosotros todos los recursos, no es nuestro modelo. Queremos que nuestros partnes y nuestros socios tengan sus recursos y estén formados. Y ese es el enfoque que tenemos, el de formar profesionales y cuantos más mejor.

Dices que no es vuestro modelo mantener todos los recursos, ¿cuál es el modelo?

Nosotros somos la Suiza del mercado, trabajamos con todos. Trabajamos sobre hardware de HP, de Cisco, de Dell, de quien sea. Es un mercado de escala. No puedes hacer un sistema operativo para dos, los Unix se han convertido en sistemas de nicho, y lo mismo pasa con cualquiera que quiera vincular su software con su hardware porque restringes la posibilidad de crecer y de tener economía de escala a tu cliente. El hecho de que Red Hat sea la Suiza del mercado, de que seamos un entorno neutro frente a todos los fabricantes de hardware, nos da una economía de escala porque vendemos en cualquier plataforma y vendamos mucho volumen; y por eso también tenemos que tener más profesionales. Por eso el volumen de profesionales certificados en Red Hat Linux es hoy en día un múltiplo muy superior al de cualquier Unix, y en OpenStack está pasando lo mismo.

openstack¿Cuál es la oportunidad de negocio de OpenStack?

Es un negocio tan nuevo, tan emergente… es el negocio de la nube. ¿Quién le pone cifras a la nube?

Yo creo que la industria, los clientes, los desarrolladores de aplicaciones, los que estamos haciendo software de infraestructura, los que aportan servicios alrededor de todo esto estamos creando la nueva IT. Es como pedir al que está conquistando el lejano oeste que lo dimensionara, cuando la vista no le abarcaba; es como pedir a Cristóbal Colón que a medio camino estimara cuánto le faltaba… es imposible.

Estamos ante un cambio de paradigma tal que lo que tienes delante es el océano, es el nuevo mercado. Y sea mayor o sea menor, es la nueva realidad.

¿Quién crees que será el gran consumidor de OpenStack?

Se va a convivir en ecosistemas cruzados. Hay que tener en cuenta que el mayor proveedor de vídeo del mundo es YouTube, que es una plataforma y no hace nada de vídeo; los bancos no están asustados de otras instituciones financieras, sino de Paypal, Google o Facebook, de gente que no vienen del mundo de la banca. Francisco González, presidente del BBV ha dicho que en un futuro el BBV será una empresa de software.

Y OpenStack será una pieza central para toda la industria, de todos los sectores, porque va a permitir disponer de la infraestructura como un servicio, y eso es lo que quieren los negocios, quiere abrir el grifo y que salga el agua, quieren que la informática sea sencilla de consumir, que sea escalable y de manera inmediata.

Entonces, ¿ves a los bancos convertidos en proveedores de tecnología?

Sí. Y eso se está haciendo. El BBVA, por ejemplo, ha comprado un banco en Estados Unidos que se llama Simple, que no es realmente un Banco, sino un interface de relación con el usuario, y utiliza los servicios tecnológicos de otro banco por detrás para lo que es la ejecución de las transacciones, las transferencias. Pero en realidad su negocio es la relación con el cliente, y el banco que le da servicio a Simple es en realidad un proveedor de tecnología, no sólo de tecnología, sino de un conocimiento, de regulación con las licencias…

El que no digitalice su negocio no va a poder perdurar en la mayor parte de los casos. Y todos esos datos, ¿dónde van a llegar? Al centro de datos, y a un centro de datos escalable y gestionado de manera automática. Por eso OpenStack va a ser el corazón del centro de datos.


Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor