Microsoft trabaja en una versión de Windows Server que funcione con ARM

Negocios
ARM
1 1 No hay comentarios

Los procesadores de ARM dominan el mercado de dispositivos móviles y son el corazón de proyectos como HP Moonshot.

Microsoft está trabajando en una versión de Windows Server, su sistema operativo para entorno servidor, para que funcione con procesadores de ARM, un movimiento que podría sacudir un mercado dominado actualmente por Intel.

En realidad ya parece existir una versión beta de un Windows Server para ARM, aunque Microsoft aún no ha decidido si llegará a estar disponible de manera comercial, según Bloomberg.

ARM es una empresa británica que no fabrica chips, pero los diseña, con enorme éxito en el mercado de dispositivos móviles. Qualcomm, Nvidia, Samsung o Texas Instrument son algunos de los fabricantes de procesadores ARM, que se basan en una arquitectura diferente a la tradicional x86, que es la que utilizan los procesadores de Intel o AMD y para la que está preparado Windows Server.

No sería la primera vez que Microsoft apuesta por ARM; tanto Windows Phone como Windows RT, funcionan en procesadores desarrollados con la tecnología de la compañía británica, aunque lo cierto es que ninguno ha tenido gran éxito entre los consumidores.

El menor consumo de energía y capacidad de cálculo de los procesadores, que les han convertido en un éxito en el mercado de dispositivos móviles, también llamaron la atención de los fabricantes de servidores. Ese fue el caso de Hewlett-Packard y su proyecto Moonshot que tantos éxitos está generando a esta compañía. HP Moonshot es el nombre con que se conoce a la familia de servidores basados en procesadores de ARM, que se caracterizan por consumir un 65% menos de energía y ocupar un 90% menos de espacio que los servidores x896 tradicionales.

Dell es otro de los fabricantes que también están explorando las posibilidades que ofrecen los ARM en un servidor. Sus proyectos reciben el nombre de Copper y Zinc.

La respuesta de Intel, que domina el mercado de servidores con sus Xeon, no ha tardado. La propuesta de la compañía pasa por sus procesadores Atom, una familia que se estrenó con los netbooks por su bajo consumo, que se está utilizando en algunos smartphones y dispositivos móviles y que buscan su hueco en el mercado de servidores.

Lo que parece estar claro es que la posibilidad de que exista un Windows Server con soporte para ARM podría cambiar el mercado, porque en realidad nada está escrito, y menos en el mundo de la tecnología, donde todo corre tan deprisa.

Según datos de IDC, los procesadores de Intel dominan el mercado de servidores con una cuota del 98%, y sigue siendo uno de los grandes jugadores del de ordenadores. Pero no hay que perder de vista el Internet de las Cosas, cuyo gran potencial llevó a Intel hace unos meses a comprar Axxia Networking, un experto en soluciones SoC para infraestructura de red, por 650 millones de dólares.


Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor