La ecología, también una oportunidad de mercado

Negocios
11 29 No hay comentarios

Mientras el ‘verde’ se pone de moda, la electrónica es una de las industrias más contaminantes del mundo. Esto podría cambiar y las empresas del canal tienen en la ecología una oportunidad.

La electrónica, una de las industrias más contaminantes

‘Bio’, ‘Eco’, ‘Green’, ‘Eco Friendly’ o simplemente ‘Verde’, son adjetivos que en este siglo se están poniendo muy de moda. No es de extrañar. Si tenemos en cuenta todo lo que el ser humano y su simple vida cotidiana contaminan el planeta, ciertas alternativas se van haciendo necesarias. Y también en el mercado de las TICs. Una oportunidad que las empresas del canal no deben perder de vista, puesto que este es un mercado aún por desarrollar.

ecología green verdeNo hay más que ver que hasta McDonalds, la empresa de comida rápida, la que ofrece hamburguesas y salsas repletas de químicos y conservantes, ha cambiado su logo al color verde y adornado las paredes de sus locales con fotos de tomates naturales. Esta estrategia les funcionó estupendamente en un momento en el que la marca iba registrando un periodo de debilidad. El cambio del rojo al verde y el aspecto ‘eco’ que realmente nunca ha existido, le hicieron a la firma triplicar el valor de sus acciones. Para que veamos la importancia que la sociedad va dando a estos términos relacionados con la ecología y la salud.

Cuando se habla de productos y servicios sostenibles, la gente realmente concienciada por este asunto no sólo habla de respeto al medio ambiente. La sostenibilidad es un término que abarca más prácticas, como el respeto de los derechos humanos y de las culturas de los países en los que una empresa se instaura. No sé cuántos lo saben, pero la extracción del coltán, ese mineral tan usado para los componentes de un dispositivo móvil como la batería, e imprescindible, crea muchos conflictos en el Congo, lugar que ha tenido la desgracia de tener un suelo muy rico en materias primas, donde empresas explotan el mineral, utilizando el trabajo infantil y condiciones de empleo cercanas a la exclavitud.

Como explica Jordi Julian, Director de Proyectos y Empresas Adheridas de Fundación ECOTIC, que para que un producto sea sostenible “resulta muy importante considerar los aspectos tanto de fabricación del producto como de su reciclaje”.

Sin embargo, casi ninguna empresa del las grandes del panorama TIC lo hace. Aunque llegará un día en que sea necesario.

Comenta Silvia Achaerandio, Responsable de Calidad y Medio Ambiente Konica Minolta Business Solutions Spain, una empresa que cuenta con una fuerte oferta de productos ‘eco friendly’, que la tecnología sí es un negocio rentable para “aquellas empresas capaces de asociar sus productos con la sostenibilidad y la ecología. Es decir, aquellas empresas que han creado en el consumidor la necesidad de comprar productos “verdes”. Y cada vez más, los consumidores van siendo conscientes de esta necesidad. No sólo por el medio ambiente. Sino también por su salud”.

El lugar más contaminado del planeta: el vertedero de residuos electrónicos

El lugar más contaminado del planeta ya no es Chernóbil, ni sus alrededores donde se depositan residuos que llegan de una enorme central nuclear, como lo era hasta hace 3 años.

Así se ve el lugar más contaminado del planeta.
Así se ve el lugar más contaminado del planeta.

Ahora el lugar más contaminado está en un barrio de Accra, la capital de Ghana, designado destino de la chatarra electrónica procedente de Europa y Norteamérica. Este lugar se ve afectado por metales tales como plomo, berilio, cadmio o mercurio, que expulsan los teléfonos, ordenadores, tabletas o cámaras fotográficas que en el primer mundo la gente ha dejado de dar uso.

¿Tan difícil o costoso es para una empresa encontrar la forma de fabricar productos que respeten el medio ambiente? Los conocedores del asunto creen que falta conocimiento. Tanto de las empresas, como del propio consumidor que no es aún consciente de la importancia que tiene en su propia salud el uso de materiales ecológicos en la medida de lo posible o el reciclaje de estos.

 

Vivimos actualmente en la cultura del ‘low cost’. 3 euros para una camiseta nos parece un precio razonable sin pararnos a pensar en el motivo por el cuál el precio es tan reducido.

Sin embargo, está comprobado que este modo de vida no es sostenible y que algún día tendrá que frenarse. Por tanto, hay una gran probabilidad de que la tendencia cambie, de que los gobiernos comiencen a desarrollar normativas para obligar a las empresas a ser ecológicas en sus procesos de fabricación, las empresas irán concienciando a los usuarios y probablemente llegará un momento en el que los ciudadanos comiencen a dar más valor  a los productos más ‘green’, aunque esto suponga un coste extra en la compra. Sin olvidarnos que mucha gente ya está muy concienciada. Así que, las empresas del canal, no deben perder esto de vista.

Y, ¿qué pasa? ¿Aún las empresas no saben reciclar de forma apropiada? Desde Konica Minolta, una empresa con una fuerte estrategia en este entorno, explica Silvia Achaerandio que sí existen alternativas para crear productos que respeten el medio ambiente, “pero con costes percibidos como elevados porque no hay cultura ni know-how suficiente en la actualidad para obtener valor añadido de estos costes”. Y añade la responsable en calidad y medio ambiente de Konica Minolta que “actualmente, uno de los retos de las empresas es crear estrategias de gestión sostenibles de los recursos y residuos, donde la cuestión sea analizar cuantos residuos se producen, de qué tipo y qué posibilidades de gestión tienen, para adoptar así soluciones de minimización, reutilización, recuperación, reciclaje o aprovechamiento energético de los mismos”.

A esto, le añade Jordi Julian, Director de Proyectos y Empresas Adheridas de Fundación ECOTIC, que crear productos respetuosos con el medio ambiente “no forzosamente debe implicar un incremento de los costes si se realiza un genuino esfuerzo en interiorizarlo como parte de la estrategia de la empresa. El principal motivo es la dificultad de acceso a los recursos naturales, finitos y cada vez más escasos; esto implica un importante incremento del precio de dichas materias primas, que supone un encarecimiento en la fabricación de productos. Por ello es importante adoptar un enfoque orientado a facilitar la recuperación y valorización de los materiales contenidos en los aparatos, así como disponer de la tecnología adecuada para ello, que permitan que puedan ser aprovechados en nuevos procesos productivos”.

Un hueco, una oportunidad

Pues ahí está la oportunidad de mercado. La forma de hacer diferenciación. Pocas son las empresas capaces de mostrarse totalmente respetuosas con la sostenibilidad, con el medio ambiente y los derechos humanos y las personas concienciadas con el asunto, tienen poco donde escoger.

Green IT ECOLOGIA VERDEUn ejemplo es el de la empresa holandesa FairPhone. En un mercado tan grande como los smartphones, es difícil encontrar una alternativa para aquellos que sean conscientes del peligro que la electrónica tiene para el medio ambiente. Esta empresa asegura que el coltán que se extrae para los dispositivos se ha recogido de la mano de empresas socias que respetan los derechos humanos y el entorno donde están trabajando, se ha fabricado respetando las condiciones laborales y usa materiales menos nocivos para el medio ambiente, en la medida de lo posible. Además, ante la tendencia generalizada de crear móviles que tengan que ser renovados continuamente (ya sea por la escasa vida del producto o por el lanzamiento de un nuevo modelo), el Fairphone está diseñado para durar el máximo tiempo posible. Pues ponemos este ejemplo porque es la única opción que tienen en el mercado de los smartphones los usuarios que optan por una electrónica sostenible.

Sin embargo, Silvia Achaerandio, desde Konica Minolta, sí ve el hueco de mercado: “para aquellas empresas capaces de asociar sus productos con la sostenibilidad y la ecología” este puede ser un mercado rentable. “Es decir, aquellas empresas que han creado en el consumidor la necesidad de comprar productos ‘verdes’”.

¿Cómo puede una empresa enfocar su estrategia en la sostenibilidad dentro del campo de la electrónica y ser rentable? Pues precisamente, usando una estrategia que haga comprender al consumidor el valor de la ecología. Constantemente, las empresas crean necesidades al consumidor y esta es, además, una necesidad muy real. Explica Silvia Achaerandio que “la actual sociedad, ha hecho del consumo descontrolado un valor social que se relaciona con un alto status,  siendo necesario abandonar ese enfoque y contrarrestar ésta situación, dando valor humano al consumo responsable”. Un ejemplo que nos da la Responsable de Calidad y Medio Ambiente Konica Minolta Business Solutions Spain: la utilización de herramientas de venta/ marketing, tales como incitar al consumidor para que se “diferencie” de los demás, siendo una persona ecológica.

or su parte, añade  Jordi Julian, Director de Proyectos y Empresas Adheridas de Fundación ECOTIC, que ya se está viendo reflejado el esfuerzo es esta industria, “que desde el campo de la investigación se están llevando a cabo, no sólo orientados a la reducción del consumo de materias primas en la fabricación, sino en la reducción del consumo energético”. Por citar algunos ejemplos, recuerda el directivo conocedor de este asunto que “podemos mencionar significativos avances como el desarrollo de paneles solares transparentes, las baterías orgánicas a base de resina de alfalfa y pino o a base de algas, o las investigaciones sobre nuevos materiales para absorber calor. Estamos convencidos que a corto plazo asistiremos a la consecución de importantes innovaciones tecnológicas que tendrán un gran impacto en la industria electrónica y, por ende, sobre la sostenibilidad del medio ambiente y de la economía en su conjunto. Cuando la ecología y la tecnología van de la mano, los resultados pueden ser realmente sorprendentes”.

Fotogalería: 12 tecnologías (o relacionados) que contaminan y por qué

Tecnologías que contaminan

Image 1 of 12

Internet
De acuerdo con un estudio presentado por el físico Alexander Wissner-Gross, en el año 2009, da minuto que pasamos en una página de Internet genera 20 ml de Dióxido de Carbono en promedio. ¿La razón? Porque consume mucha energía el hecho de mantener los centros de datos en funcionamiento.

Fotogalería. 12 consejos para usar la tecnología de forma ecológica


Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor