La bioimpresión 3D: un gran mercado aún por explotar

Negocios
1 6 1 comentario

La bioimpresión 3D abre un gran nuevo mercado de posibilidades en la medicina, para la creación de implantes y prótesis personalizadas a cada paciente.

La bioimpresión 3D generará, de acuerdo con un estudio que se acaba de presentar,  más de 6.000 millones de dólares anuales en diez años. Y es que, esta tecnología, permite crear implantes y prótesis personalizados que no generan rechazo, ya que se adaptarían a las células del paciente, permitiendo “la regeneración de tejidos, el ahorro de costes y la aceleración en la investigación de fármacos para curar enfermedades como el cáncer”.

3D Printing SummitEste se trata de un mercado muy nuevo y aún poco conocido, pero al mismo tiempo, “es una de las áreas de investigación que mayor crecimiento ha experimentado en los últimos meses pese a los retos iniciales asociados a cualquier innovación tecnológica”, según los organizadores del European 3D Printing Summit, que se celebrará en Madrid los días 18 y 19 de febrero.

Lo novedoso de este sistema de bioimpresión 3D es que ofrece técnicas mediante extrusión, lo que amplia “el abanico de biomateriales que se pueden usar”, además de que “aumenta hasta en un 90% la viabilidad de las células, abre un mundo enorme de posibilidades para crear implantes dentales, prótesis personalizadas con materiales que no generen rechazo y toda una suerte de tejidos celulares para órganos muy diversos”.

Añade José Becerra, director científico del Centro Andaluz de Nanomedicina y Biotecnología (BIONAND) y miembro del comité de expertos del European 3D Printing Summit que ç2el avance de la impresión 3D, la aparición de nuevos materiales, junto a los avances en conocimientos de nanomedicina y biotecnología, nos permiten vislumbrar un futuro a medio plazo en el que, ante la falta de órganos para trasplantes, hace posible crear órganos y tejidos a medida, compatibles con el receptor a partir de células obtenidas del propio paciente”.

En la actualidad, el principal obstáculo para poder trasplantar este tipo de tejidos en las personas es la dificultad de generar las miles de ramificaciones de pequeños vasos sanguíneos necesarios para transportar la sangre a esos órganos desde el momento del implante. No obstante, se han hecho tejidos para válvulas cardiacas, vejiga urinaria, tráquea, venas…

Adicionalmente, lo que la bioimpresión 3D si está permitiendo hoy en día es generar tejidos que permitan a las empresas y centros de investigación acelerar enormemente sus proyectos de investigación para la cura de enfermedades hasta ahora incurables o de difícil tratamiento, así como ahorrar costes al hacer los ensayos de fármacos, vacunas y pruebas de tolerancia sobre tejidos “humanizados” en vez de en animales de experimentación.
“Los estudios y pruebas realizadas hasta la fecha demuestran que la bioimpresión de estructuras tisulares simples es factible y real, siendo un reto la construcción de estructuras más complejos. Pese a ello, la bioimpresión 3D se configura como una herramienta esencial de la medicina del futuro”, señala Becerra.


Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor