Internet de las Cosas y su gran impulso gracias a los productos cotidianos

Negocios
Internet de las Cosas

Gartner estima que para 2020 instalar funcionalidades propias del Internet de las Cosas a cualquier objeto cotidiano será muy barato y, por tanto, muy común.

El mercado del Internet de las Cosas (conocido por las siglas de su nombre en inglés IoT) llegará a alcanzar la cantidad de 26.000 millones de unidades instaladas alrededor del mundo para el año en 2020 (sin tener en cuenta los ordenadores, smartphones y tabletas que son dispositivos que también formarán parte del Internet de las Cosas), lo que representa un aumento de casi 30 veces de los 0,9.000 millones de unidades en 2009, según Gartner

Se cree que para 2020 la mayoría de objetos cotidianos podrían conectarse al Internet de las Cosas.
Se cree que para 2020 la mayoría de objetos cotidianos podrían conectarse al Internet de las Cosas.

De acuerdo con los cálculos realizados por la consultora, gracias al crecimiento que se espera del mercado del Internet de las Cosas, los proveedores de servicios van a generar unos ingresos adicionales de más de 300.000 millones de dólares en el año 2020, principalmente en la venta de servicios.

De acuerdo con Peter Middleton, director de investigación de Gartner, el crecimiento del Internet de las cosas “será muy superior al de otros dispositivos conectados”. Así, para el año 2020, el número de dispositivos móviles y de ordenadores conectados será de unos 7.300 millones de unidades, mientras que el Internet de las Cosas “se habrá expandido a un ritmo mucho más rápido, hasta encontrar 26.000 millones de unidades conectadas dentro de 7 años”.

El impulso vendrá motivado por los productos de consumo, en los que será más barato agregar capacidades propias del Internet de las Cosas.  Dice Gartner que esto supondrá “una gran cantidad de productos que tendrán la capacidad de ofrecer funciones del Internet de las Cosas pero que necesitarán de un software para “activar ” esta capacidad”. Además, añade la consultora, que las empresas irán haciendo un uso extensivo de la tecnología de este sector y que habrá una amplia gama de productos que se venderán en varios mercados, como dispositivos médicos avanzados, sensores de automatización para su uso en fábricas fábricas y aplicaciones en robótica industrial, sensores dirigidos a un mayor rendimiento agrícola y sistemas de monitoreo de de la infraestructura que servirá en diversas áreas, como carreteras o transporte ferroviario, distribución de agua o transmisión eléctrica.

De acuerdo con Peter Middleton, mientras que en la actualidad no existen aún muchas categorías de objetos conectados, para el año 2020, incluir a los objetivos cotidiandos componentes que les permitan estar conectados será algo muy barato y al alcance de todos, lo que “abre la posibilidad de conectar casi cualquier cosa, desde las más simples hasta los objetos más complejos”.


Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor