El acuerdo entre Microsoft y Nokia y cómo podría afectar a su canal

Negocios

La compra de la división móvil de Nokia por parte de Microsoft para lanzar sus propios teléfonos podría modificar la relación de la de Redmond con sus socios de hardware.

Ayer ChannelBiz anunciaba el acuerdo entre dos grandes empresas del sector IT, mediante el que Microsoft compra el negocio Devices & Services de Nokia, que es el dedicado al desarrollo de teléfonos móviles y smartphones. Bajo los términos del acuerdo, que se espera que quede cerrado en el primer trimestre de 2014, Microsoft pagará 3.790 millones de euros por toda la unidad de negocio, además de 1.650 millones para licenciar las patentes de Nokia, lo que eleva el precio de la transacción en 5.440 millones de euros en efectivo.

La gran  noticia, que produce un cambio en el sector, ya que supone la unión de dos fuertes empresas tecnológicas que aún no han conseguido triunfar en el mercado smartphone del  mismo modo que sus principales rivales, supondrá cambios para sus socios y clientes.

El acuerdo entre Nokia y Microsoft podría molestar a los fabricantes de smartphone socios del SO Windows.
El acuerdo entre Nokia y Microsoft podría molestar a los fabricantes de smartphone socios del SO Windows.

Uno de los puntos claves de esta adquisición es que hay muchos expertos que afirman que, más que comprar la división móvil de Nokia, lo que ha buscado la de Redmond con esta gran adquisición es ir preparando al CEO de la empresa finlandesa, Stephen Elop para reemplazar a Steve Ballmer, que hace unos días anunciaba su retirada dentro de unos meses.

En cuando al canal, los partners de Microsoft deberán ser conscientes ahora de que trabajan con un fabricante que será muy fuerte en el mercado de  hardware y no sólo de software. La de Redmond ya tiene experiencia en el sector hardware, en el que tiene su consola XBox en sus diferentes versiones y con la tableta Surface, donde no ha conseguido el éxito esperado. Ahora la compañía creada por Bill Gates también podrá fabricar sus propios teléfonos inteligentes gracias a la tecnología que le ofrece Nokia tras el acuerdo.

Para Microsoft, esto puede modificar las relaciones con sus grandes socios fabricantes de hardware. No hay que olvidar que ahora la de Redmond hará competencia directa a las mismas empresas que son sus socias, cuando aún no ha conseguido cuajar del todo en el mercado smartphone, ni llegado a que muchos de los grandes creadores de smartphones.

Cuando Microsoft decidió lanzar su Surface, sus principales partners en el mercado de los ordenadores mostraron su desacuerdo con la decisión y Acer incluso llego a pedir a la de Redmond que se replanteara su decisión de lanzar su tablet Surface. De hehco, en el último informe sobre  riesgos, que Microsoft hace anualmente y que presentó en octubre de 2012, la compañía incluyó precisamente la posibilidad de que el compromiso por parte de los partners OEM hacia la plataforma Windows en el mercado móvil se vea afectado, por la decisión de la empresa creada por Bill Gates de hacerles competencia en el mercado tablet.

Algo similar le sucedió en su momento a Google, cuando adquirió Motorola, compañía fabricante de móviles y sus socios del mercado smartphone no se mostraron muy cómodos con la decisión. De hecho, desde ese momento, Samsung, principal socio del sistema operativo Android, ha llevado a cabo varias iniciativas que apuntan a que la coreana quiere contar con su propio sistema operativo para reducir su independencia, como su participación en el desarrollo del SO Tizen en el que se integró Bada, el software con el que Samsung había lanzado sus primeros smartphones.

Según comentó Stephen Elop en el momento de anunciar el acuerdo de Nokia con Microsoft, el objetivo de esta unión es “traer una amplia gama de servicios de Microsoft para usuarios de teléfonos inteligentes, creando por primera vez una rampa que ayude a los teléfonos Windows a aumentar su popularidad entre las personas que están teniendo sus primeras experiencias en el uso de teléfonos inteligentes”.

De acuerdo con Elop, mediante la combinación de los esfuerzos de Nokia y Microsoft, “podemos aumentar nuestra participación en el mercado de dispositivos inteligentes a través de una innovación más rápida, con la creación de mejores productos y por medio de la marca unificada”. Ahora, falta por conocer la reacción de los grandes fabricantes, socios de Microsoft, que han lanzado en los últimos meses, smartphones basados en Windows Phone o que tenían planeado hacerlo en un futuro próximo.


Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor