Michael Dell apoyará la compra de Blackstone sólo si sigue como CEO

Negocios

Sea finalmente Silver Lake, Blackstone o Carl Icanh quien se quede con Dell, su fundador no quiere perder su puesto, para el que se ha nombrado a Mark Hurd.

Hace un par de meses que Michael Dell anunciaba que quería que la compañía que había fundado y que había sacado a bolsa, volviera a ser privada. Para ello se aliaba con Silver Lake y Microsoft y se ponían sobre la mesa 24.400 millones de dólares.

Carl Icahn
Carl Icahn, un conocido inversor multimillonario que se opone a la oferta de Michael Dell.

Carl Icahn, un conocido inversor ampliaba su participación en la empresa y revolucionaba a los accionistas asegurando que el precio era demasiado bajo, y por si esto no fuera poco aparecía Blackstone, una firma de gestión de riesgos, que aseguraba estar interesada en Dell.

De forma que junto con la propuesta de Silver Lake hay otras dos que son superiores, una de Carl Icahn y otra de Blackstone y que podría haber un cambio en la dirección de la compañía, lo que ha puesto en marcha a Michael Dell, que ha asegurado que sólo apoyará la compra de Blackstone si sigue al frente de Dell como CEO, recoge Bloomberg.

Por el momento parece que Michaell Dell se ha reunido con ejecutivos de Blackstone para negociar un acuerdo.

Por el momento la compra por parte de Silve lake cuenta con la aprobación de la mayoría de los accionistas de Dell. En cuanto a Blackstone, su propuesta da a los accionistas dos opciones, por una parte recibir 14,25 dólares por acción en efectivo, o recibir acciones por ese valor, lo que hará que Dell siga siendo pública y cotizando en el Nasdaq. La oferta de Icahn también mantendrá a Dell en la esfera pública y permitirá a los accionistas vender sus acciones o mantenerlas, pero por 15 dólares la acción.

Cualquiera de las tres propuestas tiene que ser aprobada por un comité especial y finalmente por la junta directiva.

Según Bloomberg, Blackstone podría haber propuesto a Mark Hurd, antiguo responsable de Hewlett-Packard, como posible CEO de la compañía si termina comprándola, aunque el ejecutivo ha negado tener ningún interés por el puesto. El diario también ha dicho que si tras la compra Michael Dell dejara de ser CEO, vendería sus acciones y abandonaría la empresa, aunque en este caso, perdería los 4.500 millones de dólares que Michael Dell ha puesto sobre la mesa para contribuir a la compra.


Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor