Negocios

El cloud computing gana en seguridad pero aún le falta

121113_cloud-computing
0 0 No hay comentarios

La seguridad es uno de los grandes obstáculos en cuanto a la adopción del cloud, pero esta ha ido mejorando y así lo perciben las empresas.

Un último estudio ha comprobado que ha mejorado la confianza en el cloud computing entre los usuarios y ha mejorado su uso, lo que hace que también sea más segura, sin embargo, parece ser que aún queda mucho por hacer para que esta mejore.

cloud-security
Aunque ha mejorado la seguridad en los sistemas cloud, hay empresas que aún no parecen ser conscientes de los riesgos.

Según CA Technologiessólo alrededor de la mitad de los encuestados respondió afirmativamente cuando se le preguntó  si tienen habilitados en sus sistemas servicios de seguridad para evitar riesgos en el cloud computing.

Además, todavía hay muchas preguntas cuando se habla sobre la parte responsable de la seguridad en la nube.

Alrededor del 36% de las empresas esperan que sus proveedores de servicios cloud sean los encargados de garantizar la seguridad de las aplicaciones SaaS, mientras que el 22% cree que los proveedores de servicios son los encargados de mantener la seguridad para las aplicaciones de IaaS en el cloud. 

Por último, la encuesta reveló que la mayoría de los usuarios prefieren identidad híbrida y de gestión de acceso (IAM) soluciones de seguridad que sean compatibles con las aplicaciones on-premise y basada en la nube.

La buena noticia es que el estudio prevé que la conciencia  las mejores prácticas de seguridad van mejorando y así seguirá siendo en el futuro, lo que acelerará la adopción de nuevos sistemas cloud, lo que ayudará a las empresas del canal.

La confianza en los sistemas cloud ayudará a la adopción de la nube, que ya ha ido aumentando en los últimos años. Y es que, según los expertos, la seguridad sigue siendo uno de los mayores obstáculos a la hora de adopción de la nube y la implementación. Además, el estudio de CA reafirma además que la seguridad representa un desafío permanente que no va a desaparecer pronto.