Datisa incorpora nuevas funcionalidades a INMDA 32

Negocios

Las nuevas funcionalidades de INMDA 32 recogen los cambios de la Ley 16/2012, de 27 de diciembre que ofrece a las empresas la oportunidad de actualizar sus balances para contrarrestar la depreciación de sus inmovilizados.

Datisa, compañía especializada en el desarrollo y comercialización de software ERP acaba de anunciar que ha incorporado nuevas funcionalidades a su aplicativo para la gestión de inmovilizados, Datisa INMDA 32, para facilitar a las pequeñas y medianas empresas que lo deseen la actualización de sus balances.

El cambio es consecuencia de la Ley 16/2012, de 27 de diciembre, por la que se adoptan diversas medidas tributarias dirigidas a la consolidación de las finanzas públicas y al impulso de la actividad económica. Se trata de una ley que ofrece a las empresas la oportunidad de actualizar sus balances para contrarrestar la depreciación de sus inmovilizados.

En la base de esta propuesta fiscal se encuentra el criterio que rige los Planes Generales de Contabilidad desde el aprobado en 1990 y que abogan porque la contabilidad refleje la imagen fiel del patrimonio empresarial.

En España la actualización de los balances sólo se puede hacer mediante la aplicación de una Ley, la última promulgada en 1996, si bien la medida propuesta es voluntaria por lo que las organizaciones deberán evaluar, mediante un exhaustivo análisis de su información, si les compensa o no, proceder a dicha actualización, explica Datisa en un comunicado. En caso afirmativo, deberán tener en cuenta la obligatoriedad de actualizar uno por uno, todos sus inmovilizados.

La actualización de los balances lleva implícito el pago del 5% del total de la revalorización obtenida, algo que a priori puede hacer que las empresas desechen esta oportunidad. Por eso, es necesario realizar un análisis previo de las circunstancias específicas de cada organización y determinar si llevar a cabo esta iniciativa resulta rentable.

Sin embargo, en términos generales, las principales ventajas de la actualización de los activos se resumen en que, contablemente, la empresa y sus activos, valen más, la revalorización se puede traducir en dividendos para los socios y se produce una disminución del Impuesto de Sociedades de los próximos años.

Entre los inmovilizados que deberán tenerse en cuenta para proceder a la actualización, destacan los siguientes: Inmovilizado material e inversiones inmobiliarias situados tanto en España como en el extranjero; Adquisiciones mediante leasing y Concesiones administrativas de bienes materiales (por ejemplo, la explotación de una autopista).

Estos inmovilizados tienen que estar contabilizados en el balance correspondiente a la fecha de cierre sobre la que se efectúa la actualización, y sólo se pueden actualizar los que no estén completamente amortizados de acuerdo con el criterio fiscal.

Tanto para valorar si merece la pena acogerse a esta medida, como para cumplir con las obligaciones que determina la Ley 16/2012, de 27 de diciembre, es necesario invertir mucho tiempo y realizar un cálculo preciso y seguro. Como explica Natalia Pomar, Directora de Negocio de Datisa “el hecho de que haya que tratar la proyección real y futura de cada inmovilizado de forma individualizada, dificulta enormemente este proceso. Los datos que facilita la Ley para poder acogerse a esta actualización de balances aparecen en las contabilidades de las empresas pero lo hacen, año a año y no activo por activo”.

Por eso, Datisa INMDA 32 es un aliado clave para resolver las dudas que se planteen en este proceso y afrontar con seguridad y garantías la viabilidad y tramitación de esta iniciativa. Las nuevas funcionalidades que el fabricante español ha incorporado a su aplicativo de gestión de inmovilizados permite encarar con garantías la complejidad de este proceso en el que hay que analizar múltiples aspectos que entrañan dificultades de cálculo extremas.


Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor