Alcatel Lucent se queda sin CEO pero mantiene su estrategia

Negocios

La empresa deberá llevar a cabo una importante reestructuración pronto y el antiguo CEO seguirá en Alcatel Lucent hasta que encuentren sustituto.

Ben Verwaayen, CEO de Alcatel Lucent, ha anunciado su intención de dimitir de su puesto en los próximos meses, aunque sí que la empresa seguirá con la estrategia que había anunciado.

ceo alcatel lucent
Ben Verwaayen es CEO de Alcatel Lucent desde 2008, cuando llegó a la empresa con el objetivo de hacerla rentable, algo que no ha conseguido.

Verwayeen llegó a la empresa de comunicaciones hace cuatro años y medio, con el objetivo de volver a hacerla rentable, algo que no ha conseguido lograr. Como ejemplo, en el cuarto trimestre del pasado año 2012, Alcatel Lucent perdió 1.830 millones de dólares.

El líder llegó en 2008, tas la expulsión  de la norteamericana Patricia Russo, que había sido, junto con Serge Tchuruk, el cerebro de la fusión de la francesa Alcatel y la estadounidense Lucent por el valor de 11.600 millones de dólares. Verwayeen se ha comprometido a permanecer como CEO interino hasta que consigan encontrarle un sucesor.

Entre los posibles candidatos a CEO de la compañía de telecomunicaciones se encuentran Olivier Piou, miembro de la junta directiva y CEO de la empresa de seguridad digital Gemalto y William Nuti, CEO de NCR, empresa que dedica su actividad a la fabricación de cajeros automáticos y cajas registradoras, según publica The Wall Street Journal. Entre los nombres de personas que ya trabajan en Alcatel Lucent, destaca Stephen Carter, miembro del comité ejecutivo. 

La empresa se ha comprometido recientemente a un plan de reestructuración de 1.250 millones de dólares, que aboga por recortar personal, centrar su actividad en la investigacioón de centrado en la investigación que les permita obtener mayores márgenes de negocio y vender en el futuro algunos negocio que no sean estratégicos.

Además de esto, Alcatel Lucent ha prometido que ejecutaría el plan como parte de un préstamo de 2.000 millones de dólares por parte de bancos estadounidenses, poniendo como garantía diversas de sus más importantes patentes y algunos de sus más importantes negocios en Estados Unidos. Eso significa que si la empresa fallara en realizar su estrategia cuando antes, algunos de sus mejores activos podrían pasar a manos de sus acreedores.


Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor