Ubuntu quiere sustituir a Windows entre los clientes empresariales

Negocios

Canonical quiere aprovechar este momento de coyuntura, por la salida de Windows 8, para convencer al mercado profesional de las ventajas de Ubuntu.

Canonical lanzó hace un tiempo la nueva versión de su sistema operativo Ubuntu, la 12.10, que acaba de actualizar en su versión definitiva y que podría presentarse como alternativa a Windows, ahora que estamos a menos de dos años para que Microsoft acabe con el apoyo a XP, uno de los softwares más utilizados.

Todo apunta a que la empresa de software libre pretende aprovecharse de esta coyuntura de cambios en los sistemas operativos, teniendo en cuenta que presenta características propicias para que un cambio de Windows a Ubuntu sea fácilmente realizable y la misma empresa ha reconocido que se ha reunido con algunos grandes clientes sobre el uso de Ubuntu como un reemplazo en los ordenadores de escritorio basados en Windows  XP.

El próximo viernes día 26 de octubre aparecerá en el mercado Windows 8, sistema operativo en el que Microsoft ha puesto mucho énfasis. La de Redmond quiere que sus clientes se pasen al nuevo software y vayan pasando de las versiones anteriores.

Windows XP, ha pesar de que ya salió al mercado hace más de 10 años, sigue presente en cerca de la mitad de los ordenadores mundiales. Vista fue un fiasco y Windows 7, a pesar de que resultó un SO muy exitoso, no convenció a todos. Esta es la principal razón por la que Microsoft quiere dejar de prestar apoyo a XP en menos de dos años, para convencer a los usuarios de que se cambios a Windows 8. Y Canonical quiere aprovecharse de esta coyuntura del mercado.

Según ha dicho Steve George, vicepresidente de productos  y comunicaciones de Canonical, a The Register, “estamos gastando un montón de tiempo hablando con clientes empresariales y corporativos sobre su siguiente plataforma“, teniendo en cuenta que la empresa ha notado que muchos clientes profesionales se están planteando qué plataforma de escritorio usar en un momento de coyuntura como este, con la salida del Windows 8.

Por su parte, justo esta noticia llega tras publicarse que muchos analistas no creen que Windows 8 vaya a ser ampliamente adoptado por los clientes empresariales que ven en nuevo SO como un producto dirigido al mercado de consumo y no al cliente empresarial.


Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor