LG regala Eficiencia Energética con la compra de sus productos

Negocios

LG ha puesto en marcha una promoción que permitirá incrementar la venta de los productos de la compañía entre un 15% y un 40% para finales de año.

LG quiere vender más, como todo el mundo, y para eso ha ideado una campaña de marketing en la que lo que regala es Eficiencia Energética. No me digan que cuanto menos es original.

La campaña consiste en que los compradores de productos LG conseguirán un kit de dos bombillas LED valorada cada una en 60 euros y con una vida garantizada de 25 años que les permitirá ahorrar 600 euros de factura de la luz durante su vida útil. Esta es la base general de la campaña, que luego tiene sus detalles, como que se regala un kit para compras de entre uno y 700 euros y dos kit para compras superiores a ese precio, o que la promoción estará vigente hasta el 31 de diciembre de 2012 para productos de gama blanca y hasta el 30 de noviembre de este año para el resto de gamas –que son las que más se suelen venden en Navidades. Todas las divisiones de la compañía participan en la que se ha calificado como la “campaña más grande LG en toda su historia basada en la eficiencia energética de sus productos”, ya que la campaña está asociada a más de 130 productos LG diferentes.

No todos los distribuidores de LG han aceptado la promoción, aunque sí la gran mayoría, ha dicho Miguel Ángel Fernández, que asegura que “nadie está preparado para que una bombilla dure 25 años”, y para quien este ‘Plan LEDnove’ no hace sino demostrar el compromiso de la compañía con la eficiencia energética. Eso sí, el objetivo de LG es entregar 100.000 lámparas, es decir, 50.000 kits y que la ventas de productos LG se incrementen entre un 15% y un 20% durante la promoción.

Aunque Miguel Ángel Fernández asegura que no es el objetivo, lo cierto es que el ‘Plan LEDnove’ permitirá a LG adentrarse en un mercado en el que aún no está presente en nuestro país, como es el de las bombillas LED, un mercado de gran futuro después del Apagón Incandescente del pasado mes de febrero, cuando en la Unión Europea se pone fin a la distribución de bombillas incandescentes, que sólo convierten en luz el 5% de su consumo eléctrico transformando el resto en calor. Las alternativas son las bombillas fluorescentes compactas de larga duración, las halógenas y las LED, que consumen un 80% menos de energía que las bombillas incandescentes heredadas de Thomas Edison.


Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor