Kodak podría poner fin a su negocio de impresoras de inyección de tinta

Negocios

Después de salir del negocio de cámaras y marcos digitales, Kodak abandona el de impresoras de inyección de tinta.

El próximo año Kodak podría dejar de vender impresoras de inyección de tinta, un negocio que durante media década ha sido clave para dar una nueva oportunidad a la compañía dirigida por Antonio Pérez.

La decisión costará a Kodak 90 millones de dólares, aseguran en The Wall Street Journal, un coste que contempla el despido de todos los empleados relacionados con esta unidad de negocio y el desmantelamiento de sus activos.

¿A qué se dedicará Kodak?  Ahora es cuando se pone en marcha el plan ‘B’ de Antonio Pérez, que no ve otra opción que poner a su compañía a vender equipamiento de impresión y  servicios alrededor de sus impresoras digitales Proper Press, un negocio que este año podría generar 2.500 millones de dólares en ingresos, frente a los 3.000 millones de dólares de 2011. En 1990 la Kodak generó 19.000 millones de dólares en ingresos.

Junto con este anuncio Kodak ha dicho que está haciendo progresos para salir de la bancarrota, equivalente al concurso de acreedores que la compañía solicitó en Estados Unidos a primeros de este año.

Pérez se unió a Kodak en 2003, procedente del negocio de impresión de Hewlett-Packard, y se convirtió en CEO de la compañía en 2005. Uno de los objetivos del ejecutivo era vender impresoras que aunque fueran  más costosas, atrajeran por un precio de tinta económico, pero los planes no han salido como se espera porque, entre otras cosas, necesita consumir efectivo para crecer, y efectivo no hay mucho.

Se desvela ahora que después de solicitarse la bancarrota se planteó el cierre del negocio de impresoras de tinta, pero que Pérez prefirió dejarlo abierto  citando la cantidad de dinero que ya se había invertido en esa unidad de negocio y las mejoras que ya se habían observado.

Finalmente el viernes se anunciaba que Kodak se centrará en la venta de tinta y que reducirá la venta de impresoras bajo su marca. Será un cierre gradual que afectará a 200 empleados más, que se suman a los 3.700 puestos de trabajo que ya se han eliminado.

En España las impresoras de Kodak se venden exclusivamente a través de El Corte Inglés, pero en los planes de la compañía estaba ampliar el canal de distribución en una segunda fase que probablemente no llegará.


Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor