Dell presenta malos resultados y cambia a su presidente de soluciones empresariales

NegociosProtagonistas

Dell, que está tratando de impulsar su negocio de soluciones empresariales, contrata a un nuevo directivo, para compensar la caída de las ventas de ordenadores.

Dell ha nombrado a Marius Haas, anterior directivo en HP para ser el líder de su división de redes, servidores y almacenamiento, un área importante para Dell, que está desplegando su estrategia de expandir su negocio de centro de datos y reducir su dependencia del mercado de ordenadores.

Marius Haas fue jefe del negocio de redes de HP, puesto que dejó hace dos años cuando se incorporó a una empresa de inversión. A partir de ahora, como presidente de soluciones empresariales de Dell, estará encargado de supervisar el desarrollo y comercialización de productos para empresas de Dell.

Haas sustituye a Brad Anderson, quien dirigió esta división desde el año 2005 y que ahora abandonará la empresa.

Dell anunció la noticia el mismo día en que presentó los resultados financieros de su segundo trimestre, el cual cerró el pasado 3 de agosto.

Estos resultados muestran una pérdida de las ganancias en un 18% respecto al año anterior, a  732 millones de dólares y una caída de los ingresos en un 8% a 14.480 millones dólares, de acuerdo con los resultados ofrecidos por Dell.

Sus ventas de servidores y de redes fueron los negocios más destacados del trimestre, mientras que las ventas de productos de almacenamiento se redujeron 13%. En conjunto, estas tres categorías de productos representan alrededor de una quinta parte del negocio global de Dell.

Por su parte, la mayor parte de los ingresos de Dell provienen de las ventas de ordenadores de escritorio, las cuales cayeron un 9% respecto al año pasado, y de los ordenadores portátiles y otros productos de movilidad, que se redujeron en un 19%. Los ingresos por servicios aumentaron un 3%, de acuerdo con los datos ofrecidos por Dell.

Por su parte, las previsiones para el resto del año no fueron buenas. De acuerdo con el fabricante, las ganancias se verán afectadas por la incertidumbre económica, las débiles ventas del mercado de consumo y la gran competencia.

El lanzamiento del Windows 8 en octubre podría impulsar las ventas de ordenadores, pero Dell no espera grandes beneficios de la nueva versión del SO de Microsoft, por lo menos a corto plazo. Y es que, de acuerdo con el directivo Brian Gladden, Dell vende la mayoría de sus ordenadores a clientes empresariales, en lugar de consumidores y una gran cantidad de empresas todavía están completando su migración a Windows 7.


Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor