RIM podría llegar demasiado tarde para reconquistar el mercado profesional

Negocios

El fabricante de BlackBerry ha anunciado su intención de centrarse en el mercado profesional, pero los analistas creen que ha llegado demasiado tarde al mercado de smartphone táctil.

BlackBerry ha sido, por excelencia, el primer smartphone para clientes empresariales, muy propio para estos por sus prestaciones. Ahora, la compañía ha hecho una gran reestructuración, entre otros asuntos, el abandono de su fundador Jim Balsillie,  y ha anunciado su intención de abandonar el mercado de consumo y centrarse en el profesional.

El fabricante canadiense acaba de anunciar un gran cambio en su estructura y de la actividad en general, mientras se espera a la llegada del BlackBerry OS 10, que podría recuperar las ventas.

El mercado de consumo se ha visto dominado por los iPhones de Apple y los terminales basados en Android, que también están consiguiendo conquistar al mercado profesional, por lo que la reestructuración de Research In Motion podría llegar demasiado tarde.

Así, un informe de EWEEK analiza qué pasaría si los BlackBerry, uno de los grandes alíados de los ejecutivos, ya no convencieran a los ejecutivos, y es que el smartphone de RIM cuenta con unos 77 millones de suscriptores empresariales en todo el mundo. El mayor problema según el informe es que ahora atraen más las pantallas totalmente táctiles.

Según la publicación, “RIM llegó tarde a todo el concepto de pantalla táctil, y cuando lo intentó, no lo hizo bien” , hasta que consiguió un buen producto con la BlackBerry Bold 9900, pero igual fue demasiado tarde.

La empresa canadiense ha conseguido un terminal que facilite el acceso al correo electrónico y otros asuntos que importan a los ejecutivos, pero no da facilidad para navegar por Internet, consultar páginas web o para realizar otras actividades de ocio: los smartphones con pantalla táctil, que hacen de esta más grande, son los más útiles para este fin.

Sin embargo, según el análisis, los terminales de Android, sistema operativo tan fragmentado o los basados en Windows Phone de Microsoft, que aún no sincroniza bien con Outlook, tampoco son opciones mejores para los ejecutivos, por lo que aún le queda una esperanza a la compañía ahora liderada por Thorsten Heins.


Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor