Zapatero no quiso aprobar la Ley Sinde por la polémica creada en Internet

Negocios

El presidente del gobierno en funciones reconoce que algunos de los miembros del Consejo de Ministros no estaban de acuerdo con su aprobación, pero niega que hubiera un tenso debate como se rumoreó.

José Luis Rodríguez Zapatero, presidente del ahora gobierno saliente, ha declarado esta mañana en una entrevista, que él mismo decidió quela Ley de Economía Sostenible (LES), más conocida como ‘Ley Sinde’, no se aprobara por el polémico debate que se desencadenó en Internet, el cual mostraba el destontento popular hacia la iniciativa.

Por otro lado, el presidente en funciones negó las informaciones de que el Consejo de Ministros en que finalmente no se aprobó la ‘Ley Sinde’ fuera tenso, como se publicó en su momento, aunque sí admitió que hubo discrepancias entre los ministros.

Según una entrevista concedida a ABC Punto Radio, Zapatero confirmó que hubo “compañeros del Consejo que abogaron por que no se aprobara el reglamento” y que esto, sumado a las manifestaciones de los usuarios de la Red, la noche anterior y esa misma mañana, ponía en cuestión que se aprobara, a pesar de que el Partido Popular había sido informado y se había mostrado de acuerdo.

Fue Ramón Jáuregui, ministro de la presidencia en funciones, quien había declarado aquella mañana para el mismo medio las intenciones del gobierno de aprobar la ‘Ley Sinde’ antes de dejar el poder.

FACUA pide al PP un debate sobre la propiedad intelectual después de no aprobarse la ‘Ley Sinde’

FACUA-Consumidores en Acción pidió mediante Twitter a Mariano Rajoy abrir un debate sobre la propiedad intelectual, a lo que el presidente del gobierno entrante dijo que “escucharemos a las partes. Apostamos por una regulación más completa que incluya fórmulas sustitutivas al canon más justas”.

Después de que el último Consejo de Ministros dejara fuera la aprobación de la conocida como Ley Sinde, FACUA manifestó que esta Ley “representa la instauración de una auténtica censura en Internet”.

La organización cree importante que el próximo gobierno abra un debate que permita la “participación no sólo a las multinacionales de la industria cultural y las entidades de gestión derechos de autores y editores, sino también a las organizaciones que representan los intereses de los usuarios“.


Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor