Acusan a Microsoft de recoger información de usuarios de WP7 sin permiso

Negocios

Hace unos meses que la compañía envió una carta al Congreso americano afirmando que su SO para dispositivos móviles sólo recoge información de los clientes que dan su permiso, pero varios usuarios denuncian que miente.

Un tribunal federal del estado de Seattle, en Estados Unidos, ha recibido una demanda colectiva de usuarios contra Microsoft en el que se acusa al fabricante de recopilar datos privados a través del sistema operativo Windows Phone 7, sin el permiso de estos.

Según la demanda, la empresa de Redmond guarda información de todos sus usuarios ignorando a aquellos que han activado la opción de no ser rastreados, que ofrece el SO. El documento recibido por el tribunal de Seattle asegura que Microsoft recoge los datos, incluyendo la latitud y longitud aproximada de dispositivo, cuando la aplicación de la cámara se activa, según publica Reuters.

Por su parte, los demandantes también acusan al fabricante de mentir frente al Congreso en una carta que Microsoft remitió a las autoridades hace unos meses en la que afirmaba que su sistema operativo para smartphones sólo recogía información de los clientes que daban su permiso para ello.

La empresa liderada por Steve Ballmer no es la única en protagonizar un escándalo de este estilo. El pasado mes de abril, un grupo de programadores expertos descubrían que Apple y Google recogían datos privados de los usuarios de smartphones basados en las plataformas de iOS y de Android, respectivamente. Ambas empresas lo negaron pero las autoridades creyeron que era momento de concienciarse respecto al tema.

Así, en el mes de mayo, la Unión Europea, tras una reunión entre diversas autoridades, aprobó un Dictamen con una normativa más ajustada sobre geolocalización (en cuanto a las tecnologías GPS, GSM y Wi-FI) y decidió, entre otros asuntos, que los teléfonos deberán ser vendidos con este servicio desactivado, siendo el mismo usuario quien decida si lo quiere usar o no.

Por su parte, Apple dijo que se trataba de un error de software y lanzó el iOS 4.3.3, una actualización para evitar la recogida ilegal de datos privados. A pesar de la disculpa, un tribunal coreano decidió que la compañía indemnizara con 945 dólares a un ciudadano del país asiático, siendo esta la primera multa al respecto, aunque probablemente no la última.


Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor