Sólo una de cada diez empresas españolas usa la factura electrónica

Negocios

Las compañías aseguran que el obstáculo más frecuentemente para incorporarse a las iniciativas electrónicas es la carencia de clientes que adoptan la e-factura.

El papel se resiste a desaparecer en las empresas, a pesar de las alternativas electrónicas. Un ejemplo de ello es que sólo el 12% de las empresas  facturan electrónicamente en España, según el estudio 2011 AR Automation.

Dicho informe, realizado en Estados Unidos por el Instituto Financiero de Operaciones y patrocinado por Esker, también destaca que en Europa de los 30.000 millones de facturas que generadas en 2010, más de 2.200 fueron electrónicas, lo que supone un crecimiento del 37% con respecto al pasado año.

“El obstáculo citado más frecuentemente para incorporarse a las iniciativas electrónicas es la carencia de clientes que adopten la e-factura”, señala Thomas M. Bohn, presidente y CEO del Instituto.

La dificultad de integrar las soluciones de envío de facturas con los actuales sistemas y la falta de apoyo interno para el cambio son otras dos dificultades que las empresas encuentran a la hora de usar la factura electrónica.

Por ello, más del 80% de las empresas encuestadas aseguran no tener planes “ni de externalizar la impresión y la distribución de sus facturas ni de adoptar el formato electrónico”