¿Por qué es mejor el smartphone que el tablet?

Negocios
Las compañias ya pueden obtener servicios de soporte y asistencia de everis para los productos de Apple

Tabletas y teléfonos inteligentes han entrado pisando fuerte en el mercado de los dispositivos móviles, pero son muchos los usuarios que tienen dudas a la hora de decidir cuál de ellos comprar. Aunque hay opiniones para todos los gustos, los expertos apuntan que las numerosas ventajas que presenta el smartphone respecto al tablet harán que éste se acabe imponiendo. A continuación mostramos diez razones que lo demuestran.

Una de las razones que lleva a muchos a pensar que los smartphones son mejores que los tablets es que proporcionan mayor movilidad. Por ello, los teléfonos inteligentes se presentan como la opción ideal para aquellos que suelen pasar largos períodos de tiempo fuera de casa y que necesitan estar conectados estén donde estén.

El sistema operativo también está convirtiéndose en un factor determinante a la hora de elegir entre tablet o smartphone. Y es que, aunque tanto unos como otros utilizan sistemas operativos móviles, se ha demostrado que en los teléfonos inteligentes funcionan mejor, especialmente en el caso de Android y BlackBerry.

Aquellos para los que las aplicaciones son indispensables también prefieren los smartphones ya que, por ejemplo, en la Apple Store tienen 425.000 aplicaciones disponibles frente a las 100.000 que hay optimizadas actualmente para iPad.

Una de las ventajas más evidentes que presentan los famosos teléfonos inteligentes es su posibilidad de realizar llamadas. Éstos, además de permitir navegar por Internet, ofrecen esta función, lo que les diferencia de la tableta.

La conectividad también es uno de los puntos débiles de algunos tablets. Aunque todos tienen acceso vía Wi-fi, algunos de ellos no permiten conectarse a través de redes 3G o 4G. Los smartphones, sin embargo, ofrecen todas las posibilidades para que aquellos que no pueden pasar ni un día sin conectarse no tengan que preocuparse por esta cuestión.

Los SMS son otro de los aspectos que separa a ambos dispositivos. Mientras que desde los smartphones es posible enviar este tipo de mensajes, las tabletas solo permiten servicios de mensajería instantánea tales como iMessage de Apple, lo que limita sus posibilidades de comunicación.

Que sea práctico. Ésta es una condición indispensable que debe tener cualquier dispositivo. En el caso del tablet este requisito no se cumple ya que su tamaño hace que no sea funcional llevarlo a ciertos sitios. Por el contrario, los smartphones se pueden guardar incluso en el bolsillo, con lo que aumenta considerablemente su utilidad.

En una época en la que muchos tienen que suprimir gastos y mirar con lupa precios, el coste resulta una cuestión determinante. Aunque las tabletas han hecho un intento por rebajar precios, tal es el caso de la TouchPad de HP, que ha llegado a reducir en 100 dólares el coste inicial, a la mayoría todavía le siguen pareciendo caras. Más aún teniendo en cuenta que los usuarios pueden adquirir smartphones como el iPhone 4  por 199 dólares.

La variedad. Ese es otro de los problemas que se descubren en el mercado de tablets. La oferta que existe actualmente es escasa si la comparamos con el amplio abanico de teléfonos inteligentes que el cliente puede adquirir. Pese a que la limitación de diferentes modelos de tabletas puede facilitar la decisión al usuario poco conocedor del tema, para una buena parte de la gente el poder elegir entre muchos siempre supone una ventaja.

Otro dato a tener en cuenta es la cantidad de teléfonos inteligentes que hay dirigidos al uso empresarial mientras que los tablets están diseñados principalmente para el consumidor de a pie. Así, la amplitud de mercado de los teléfonos inteligentes puede acrecentar las diferencias  en ventas respecto a las tabletas.