Las buenas perspectivas del mercado wireless

Negocios

Kevin Wang, director general de TP-Link Iberia, explica como el auge de los dispositivos móviles y la alta demanda por parte de los usuarios de estar conectados en todo momento puede derivar en “la era inalámbrica”.

El mercado de dispositivos wireless y redes WiFi goza de buena salud. Sólo hay que echar un vistazo a los últimos datos de mercado para ver que su penetración no hace más que avanzar.

Según la consultora IDC, en 2010 la facturación en este campo llegó a los 5.000 millones de dólares, un 12,4% más que 2009. De hecho, en el cuarto trimestre de 2010, el mercado WLAN creció un 11,6%, con respecto al mismo periodo del año anterior. Se trata de cifras de vértigo.

Kevin Wang, director general de TP-Link Iberia

Los dispositivos son la clave

Todo ello es debido, en gran parte, al gran auge de los dispositivos móviles que, actualmente, ya superan a los ordenadores en acceso a la red WiFi. De hecho, según un estudio reciente de la empresa Meraki, los dispositivos móviles ocupan el 58% de acceso a las redes WiFi, frente al uso de ordenadores que se sitúa en el 33%. Todo apunta a que el secreto del éxito residirá en los nuevos formatos de hardware, como los tablets PC, que no han hecho más comenzar su andadura en el mercado. Si echamos un vistazo rápido a los dispositivos más vendidos, nos daremos cuenta que, prácticamente, todos cuentan con soporte para redes inalámbricas: smartphones, tablets, consolas, consolas portátiles, etc. El gran auge de Internet y las redes sociales no es una casualidad. El mayor acceso a la red permite mayores posibilidades de conexión y de interactuación entre usuarios. Todo está relacionado.

Además, este incremento de demanda WiFi requiere de soluciones que den el soporte necesario para que la red inalámbrica se sostenga. De ahí que antenas, puntos de acceso, módems, routers, etc. adquieran una nueva dimensión. A lo que ha ayudado, sin duda, el gran abaratamiento de los costes en este tipo de productos.

Es indudable que al mercado del wireless, aunque ya veterano, todavía le queda mucho por andar. No sólo es importante el hecho de que los consumidores utilicen más las redes a través de smartphones o tablets, sino que también destaca la apuesta de las instituciones, y organismos públicos que han optado por soluciones wireless de alto rendimiento.

Todo ello nos hace tener muy buenas perspectivas. El usuario demanda, cada vez más, soluciones que le permitan conectarse en todo momento, lo que hace prever que, situaciones como las que ya se viven en Estados Unidos, en las que es posible conectarse en cualquier parte, puedan producirse en nuestro país. Acciones claves como las de las “ciudades conectadas”, como el caso de Sevilla, instalar conexiones inalámbricas en quioscos de prensa de Madrid, la instalación de puntos de acceso wireless en grandes ciudades, así como grandes apuestas, como el caso de Avilés (ciudad en la que se dispone de WiFi gratis en toda la zona), suponen el un gran punto de apoyo, para dar el impulso que falta, a la era inalámbrica.