Cloud Computing: el canal migra a la nube

Negocios

La tecnología cloud o tecnología en la nube se muestra como el futuro del sector TIC. Dentro de unos años todos los sistemas se basarán en el cloud, por lo que este un buen momento para las empresas para pasar sus documentos a un nuevo entorno, lo que les ayudará a mantener su hueco en el mercado y a seguir siendo competitivas. Esta es una tecnología nueva y hay aún mucho desconocimiento, pero los proveedores y fabricantes tratan de formar al respecto y advierten, no sólo de la necesidad de adaptarse, si no de la oportunidad de negocio que supone.

La inevitable migración

El cloud computing, tecnología aún en desarrollo, ha cambiado el concepto de almacenamiento de datos. Los contenidos dejan de guardarse en discos duros y pasan a formar parte de un mundo virtual. Realmente, no es algo nuevo que los datos personales y empresariales estén guardados en servidores fuera de los sistemas privados. Como bien comentan fuentes del mayorista Compuspain, todos usamos cuentas de correo electrónico donde se guardan información y documentos, escuchamos música en portales como Spotify o jugamos videojuegos online con Xbox Live o PS Network.

Carlos Pérez, CTO de Afina amplía esta afirmación y añade que “el modelo cloud no es un concepto tan nuevo, es una evolución de tecnologías que fueron gestándose con el tiempo, inclusive antes del año 2000, que ha venido para permanecer en la actualidad”, aunque siempre conviviendo con las tecnologías ya existentes.

De todos modos, el hecho de saber que una empresa vaya a tener todos nuestros datos guardados en sus redes de almacenamiento produce cierta desconfianza en cuanto a temas de seguridad.

El debate se ha visto avivado en las últimas semanas, después de que un hacker robara los datos de millones de usuarios de los servicios online de PlayStation (lógicamente almacenados en la nube), siendo este el mayor ataque a Internet de la historia. Pero los proveedores de estos servicios aseguran que es mucho más seguro que cualquier sistema de almacenamiento conocido hasta ahora.

Por su importancia, las empresas han de comenzar a considerar su uso. Los expertos comparan el momento actual con aquel en que hace ya varias décadas, las empresas tuvieron que decidir si seguir trabajando manualmente y con máquinas de escribir o si comenzar a digitalizar sus archivos y aprender a usar las tecnologías. Finalmente, no les quedó más remedio que adaptarse para sobrevivir y en la actualidad, como bien indica Raúl Núñez Herrero, técnico de preventas de Altimate, “una de las prioridades empresariales es el gasto en tecnología”. El cloud, la tecnología del futuro, se presenta de un modo semejante. ‘Renovarse o morir’.

Juan Antonio Herrero, presidente de Afirma advierte: “el modelo cloud no es elegible, no hay opción, ha venido y está viniendo para quedarse, y la adaptación al cambio es sólo una cuestión de tiempo”. Sin embargo, aún hay muchas empresas que no son conscientes de la importancia que tiene la adaptación a los nuevos entornos para no perder su posición en el mercado y poder competir en un entorno más global. Fuentes de Compuspain, empresa que aún no ha migrado del todo a la nube pero que ya usa algunos servicios relacionados, añaden que “todo el canal ha de posicionarse o corre el riesgo de quedarse fuera, ya que la demanda de servicios crece muy rápidamente”.

Para el canal de distribución en concreto, el cloud también presenta unas características específicas que servirá para la mejora de la actividad. Como explica Alfonso de Andrés, director de canal de Cisco España, “el canal puede aprovechar el cloud computing para optimizar la cadena de distribución de productos y soluciones y los servicios pre y post-venta, así como los mecanismos de colaboración”.

Channel Insider ha hecho un repaso por lo que esta tecnología supone para el desarrollo empresarial en general y para el canal de distribución en particular y varios actores del canal analizan el almacenamiento del futuro.

Un estudio de IDC llevado a cabo hace dos meses concluía que este 2011 era el momento idóneo para pasarse al cloud, y que es un punto de inflexión para tomar la decisión correcta de cómo seguir conduciendo la empresa para mantenerse fuerte en el mercado. Si sumamos a este hecho la frase de Juan Antonio Herrero que afirma que esta tecnología no es una opción ni es pasajera, parece que va siendo hora de sentarse…. Y decidir.


Principales ventajas e inconvenientes

Esta tecnología tiene sus razones por las que ha conseguido irrumpir en el mercado como el futuro del sector TIC. Aún está en pleno desarrollo y aún hay mucho debate y controversia al respecto, como siempre surge con lo desconocido. Pero cuenta con grandes ventajas adaptadas a la sociedad actual y a la actividad empresarial.

Las dos ventajas que más valoran los empresarios sobre la nube, a grandes rasgos son, como resume Manuel Arrevola, director general de Sophos Iberia, “la reducción de costes internos de administración de sistemas y la ubicuidad de acceso”.

El ahorro se produce gracias a que se eliminan los gastos de hardware ya que, como dice Carine Martins, director de canal de Netasq Iberia (compañía que empezó hace cosa de año y medio a usar la tecnología cloud) “se ahorra espacio y energía en los centros de datos y permite un ahorro de costes debidos al pago por uso”. Es decir, la reducción de estos costes se consigue básicamente, gracias a un menor gasto en infraestructura y en energía. Inés Arbolí, directora de desarrollo y programas de canal añade, al respecto, que el cloud ayuda a las empresas “a optimizar su control de costes sin menoscabo en su productividad”.

Por otro lado, esta tecnología da la opción de acceder a los datos desde cualquier punto y lugar, permitiendo “el acceso a los recursos de la empresa desde cualquier punto geográfico”, como indican desde Compuspain y sin la necesidad de llevar encima nuestros equipos de conexión a Internet.

Pero, a parte de las más reconocidas, la nube tiene muchas otras ventajas que los expertos nos explican. Juan Antonio Herrero, presidente de Afirma destaca que para el canal de distribución es importante puesto que “simplifica la gestión del software, ofrece aplicaciones específicamente verticales, flexibilidad, escalabilidad y reducción del coste total de propiedad”.

A esto, Alfonso de Andrés, director de canal en Cisco España añade que esta tecnología “es uno de los pilares básicos para que las empresas puedan ser más ágiles a la hora de impulsar la innovación en nuevos productos y servicios y, por tanto, ser más competitivas”.

Por su parte, Álvaro Fernández, director de cuentas de Audema destaca como principal ventaja “la flexibilidad para hacer negocios” y añade, “desde el punto de vista del cliente final, el cloud tiene una capacidad de escalar su infraestructura enorme sin incurrir en mayores costes fijos”.

Pero todo tiene un lado negativo. Aunque dice Álvaro Fernández, de Audema que la nube “desventajas no tiene ninguna. Por mejorar, todo”. Pues, “por mejorar” hay dos puntos esenciales, según las empresas: la seguridad y el acceso de a los datos.

Como ya hemos visto, el ataque de Sony ha relanzado el debate de la seguridad a un primer plano y parece ser el aspecto que más preocupa a los empresarios que quieren adoptar el cloud. Carine Martins, director de canal de Netasq Iberia cree que este asunto es más una sensación de las empresas que una realidad: “sigue habiendo una percepción de inseguridad por parte de las empresas y les asusta la idea de tener toda su información crítica y todos sus datos fuera de la empresa”. Sobre este tema, todas las compañías coinciden en que hace falta seguir trabajando. No sólo en mej
orar la tecnología en sí, si no que los fabricantes y proveedores de cloud creen que se necesita conseguir informar bien a los clientes y traspasarles la idea de que es un entorno seguro.

Los fabricantes son conscientes de que puede dar miedo ofrecer los datos más relevantes a terceros, pero Carlos Pérez, CTO de Afina advierte que “en muchas ocasiones las medidas de seguridad que tienen las empresas para los datos en sus propias máquinas o CPD´s es inferior a la que tienen los proveedores, los cuales, tienen estos datos más sistematizados, racionalizados y con mejores medidas”.

La otra desventaja o punto que necesita ser mejorado es el acceso a los contenidos. A pesar de que antes hablábamos de que gracias al cloud las empresas pueden acceder a sus contenidos aunque no lleven consigo sus ordenadores u otros dispositivos, este aspecto está supeditado aún a condiciones. Martins de Netasq Iberia explica que por ahora las empresas están “sujetas a paradas programadas por mantenimiento por el proveedor y no por la propia empresa”. Por esta razón, en Sophos Iberia explican que se han decantado, por el momento, por un uso mixto, de documentos almacenados en la nube y otros en los sistemas locales, ya que para ellos permite más flexibilidad y permitiría a las empresas acceder a sus datos en caso de, en un determinado momento, tener una mala o nula conexión.


Tipos de empresas y cloud

A rasgos muy generales, se podría decir que son los fabricantes quienes promueven el uso del cloud, son los mayoristas los actores del canal que más conscientes son de su adopción, sea cual sea su tamaño, y son las empresas minoristas las que, por ahora, no son tan conscientes de la importancia de comenzar a migrar sus datos a nuevos entornos.

Herrera, presidente de Afirma declara que “las iniciativas cloud han sido promovidas fundamentalmente por los fabricantes, respondiendo a una necesidad del mercado, aunque empresas TIC, mayoristas, distribuidores están adoptando rápidamente el modelo, independientemente de su tamaño”.

Según comenta Alfonso de Andrés, director de canal en Cisco España, un reciente informe realizado por la compañía concluía que, aunque solamente un 18% de empresas españolas utilizan actualmente la informática en la nube, el 33% planea apoyarse en este modelo en los próximos tres años, mientras el 52% habrán virtualizado más de la mitad de sus servidores en el mismo período.

El representante de Cisco, añade que como los servicios cloud se pueden adaptar a las necesidades de las empresas, el fabricante ha podido comprobar que el modelo de nube privada (este término se refiere a la infraestructura controlada para una única organización, que puede ser gestionada por la misma o por una tercera parte y que puede estar ubicada dentro o fuera de sus instalaciones o en una combinación de ambas) se ha hecho más popular entre mayoristas, mientras que el modelo público o mixto, se espera que sea más popular entre los distribuidores.

Sin embargo, los proveedores de esta tecnología no creen que la adopción del cloud se deba tanto al sector del canal que ocupen si no al tamaño de las empresas o al sector en el que realizan su actividad. Así, según señala Inés Arbolí del departamento de canal de Microsoft, “las aplicaciones colaborativas y de negocio están siendo las primeras en adoptar este modelo, seguidas de la infraestructura web y el almacenamiento”.

Mientras tanto, y en el lado opuesto, “se ubican las aplicaciones de desarrollo”, que se espera que sean las últimas en decidirse a migrar de forma masiva. Raúl Núñez Herrero de Altimate añade que, fuera del sector TIC, las empresas más reticentes son las de sectores “como banca, sanidad, administraciones públicas… pues trabajan con información delicada”.


La nube, los partners y los clientes

El cloud también puede ser un espacio idóneo para las empresas para mantener una relación más fluida con sus clientes y con sus socios. Álvaro Fernández de Audema cree que “la nube va a reforzar aún más la relación entre mayoristas, socios y clientes, haciendo más latente la necesidad recíproca que experimenta cada uno de ellos hacia los dos restantes, de cara a su propio crecimiento”.

Por un lado, en cuanto a las relaciones que se pueden crear entre varios socios que utilicen la nube, este nuevo modelo tecnológico “representa un cambio en el modelo de negocio, procesos, estructura, forma de venta, marketing etc.”, según palabras de Juan Antonio Herrero, presidente de Afirma.

Así, el espacio cloud es donde “será más fácil formular estrategias conjuntas e implementar acciones complementarias entre varias compañías”, mientras que “permitirá la interacción del cliente final con el vendedor y la entre empresas”.

Por otro lado, el hecho de que el cloud ayude a las empresas a crecer y poder expandirse en mercados más amplios y poder competir a un nivel más global, puede traer como consecuencia que “veamos en el futuro cercano diferentes alianzas estratégicas entre empresas que elaboren una oferta de valor añadido y diferencial para el cliente”, con nuevos actores empresariales, continúa el representante de Afirma.

Desde otra perspectiva distinta en cuanto a la relación ‘cloud-partners’, cabe señalar algo en lo que todas las empresas coinciden: la importancia de estos para conseguir una buena implementación del cloud computing.

Por un lado, los socios de los fabricantes son los actores idóneos para “comercializar sus soluciones y desarrollan aplicaciones cloud”, como afirma la portavoz de Microsoft. Así, los distribuidores son capaces de adaptar los productos a las necesidades de cada uno de sus clientes.

Por este motivo, todos los fabricantes han creado programas específicos para sus partners. Como ejemplo, Cisco tiene dividido su programa para socios en tres categorías para que cada uno pueda decidir “el rol que quieren jugar en el mercado”.


El cloud también es un negocio importante

Además de la necesidad de las empresas de migrar sus contenidos a un nuevo entorno, hay otra cuestión importante cuando se habla de la nube: es un negocio nuevo, en pleno crecimiento y que puede dar grandes oportunidades a las diferentes empresas del canal.

Concretamente, como indica Inés Arbolí, directora de desarrollo y programas de canal de Microsoft, “la nube mueve actualmente más de 17.000 millones de dólares, y según el estudio de IDC ‘Cloud and Emerging Partner Models’ alcanzará los 45.000 millones de dólares en 2013”, lo que, según palabras de la propia directiva, “estamos hablando de una realidad que se reflejará en una nueva vía de negocio para nuestros partners”.

Si sumamos a estos datos, los señalados anteriormente y aportados por Alfonso de Andrés, director de canal en Cisco España, que indican que en los próximos tres años el 52% de las empresas españolas habrá virtualizado más de la mitad de sus servidores, se puede uno hacer la idea del potencial de este mercado.

Un hueco en el mercado importante es el
de la formación
. Muchas empresas aún dudan de la migración a la nube por su falta de conocimiento al respecto y muchos mayoristas, proveedores y fabricantes son capaces de ofrecer formación y de dar información al respecto.

Según estudios, seis de cada diez empresas europeas están planeando migrar a la nube en un plazo de dos años, un amplio espectro de oportunidades si se tiene en cuenta que las empresas necesitan estár bien enteradas del funcionamiento de los nuevos entornos virtuales para que su implantación funcione y cumpla sus expectativas.

Así los proveedores pueden aprovechar la oportunidad de este mercado en crecimiento y ofrecer formación y ayuda a través de sus programas de canal. Por ejemplo, según Symantec, una transición a los nuevos entornos de una manera correcta es fundamental para su posterior funcionamiento, por lo que las empresas necesitan de terceros para que les apoyen en este proceso, al igual que necesitan una formación para saber como optimizar sus servicios una vez adoptados.

El cloud puede ofrecer grandes oportunidades a las empresas, pero para ello es necesario saber usarlo correctamente y los proveedores pueden ser los actores idóneos para dar esta formación.