Formato pequeño, emisiones de carbono aún menores

Negocios

Dean Edwards, director de ingeniería y operaciones, y Tim Wright, director de asistencia técnica de la división de dispositivos de almacenamiento de Toshiba Europe, analizan las ventajas de usar los HDD de 2,5″ a nivel empresarial.

A pesar de las dificultades económicas globales, el mercado de centros de datos en Europa sigue funcionando bien. Únicamente en el tercer trimestre de 2009, empresas de solo cinco ciudades europeas (Londres, París, Frankfurt, Ámsterdam y Madrid) ocuparon 18.190 m² de espacio adicional en centros de datos, según la sociedad de consultoría inmobiliaria CB Richard Ellis (CBRE). Esta tendencia no muestra signo alguno de ralentización, y CBRE prevé un firme crecimiento en 2010.

 

Aun así, la expansión del mercado de centros de datos conlleva una serie de preocupaciones: especialmente, el impacto que estas operaciones tienen en el medio ambiente. En algunas partes de Europa, la eficiencia energética de los centros de datos se ha convertido en cuestión de regulación. Tanto es así, que el Reino Unido aprobó el Carbon Reduction Commitment Energy Efficiency Scheme (plan de eficiencia energética y compromiso de reducción de las emisiones de carbono) en abril de 2010. Esta iniciativa se diseñó para alentar a todas las empresas que consumieron más de 12.000 MW por hora en 2008 a que reduzcan su gasto energético poniendo un precio a las emisiones de carbono.

 

Se sabe hace mucho que los centros de datos consumen muchísima energía. Según Phil Case , experto en sostenibilidad y clima de PricewaterhouseCoopers, las demandas de funcionamiento y refrigeración de un centro de datos que funciona 24 horas al día, 7 días a la semana pueden suponer hasta el 20 por ciento del consumo total de energía de una empresa. Hasta ahora, la mayoría de los esfuerzos para reducir las necesidades de energía de los centros de datos se han centrado en la refrigeración por aire.

Pero los operadores de centros de datos pueden reducir el consumo de energía de otra forma: cambiando a una tecnología que genera menos calor y que requiere menos refrigeración. Esto se puede conseguir migrando de los discos duros (HDD) de 3,5″ que se han utilizado tradicionalmente como principal medio de almacenamiento a HDD de 2,5″ de nivel empresarial, que son más eficientes energéticamente.

Las unidades de formato pequeño (SFF) diseñadas para entornos de sistemas de almacenamiento están ganando terreno rápidamente en las aplicaciones empresariales. La última generación de HDD de nivel empresarial de 2,5″ brinda las características y la funcionalidad de los productos de mayor tamaño de 3,5″ y ofrece un ahorro energético notable en comparación con la tecnología tradicional de almacenamiento. En el plano de los componentes, los motores de husillo usados en los HDD de nivel de empresa de formato pequeño requieren menos energía.

El motivo principal por el que tradicionalmente no se usaban HDD de formato pequeño en aplicaciones de nivel empresarial era que esta tecnología ofrecía menor capacidad de almacenamiento, pero los avances recientes están brindando a los HDD de nivel empresarial de 2,5″ unas capacidades a la altura de sus equivalentes de 3,5″. Otras consideraciones que impedían una integración extendida de los HDD de nivel empresarial de 2,5″ en los entornos de centros de datos se han superado en su mayoría. Por ejemplo, la eficiencia energética de los HDD SFF superaba la tecnología de los HDD de 3,5″ a mediados de 2008. Al mismo tiempo, el coste por gigabyte de la tecnología SFF igualó al de los HDD de 3,52 en 2009 y va a pasar a ser más rentable a lo largo de 2010.

 

 

El perfil físico menor de los discos de nivel empresarial de 2,5″ permite también que los operadores de centros de datos trasladen a la red capacidad adicional de almacenamiento sin aumentar los costes operativos ni el consumo de energía. Un HDD SFF es un 70% más pequeño en volumen que un disco de 3,5″, y como caben más unidades SFF en una unidad media de bastidor instalada en los centros de datos, los operadores pueden colocar más capacidad de almacenamiento por m². Poder hacer un uso más intensivo de las instalaciones existentes para el almacenamiento de datos reduce la necesidad de que los propietarios amplíen el área física de sus centros de datos, con lo que se reducen los gastos en suelo y la energía necesaria para refrigerar ese espacio. Es más, los propietarios de centros de datos que migren de tecnología de 3,5″ a tecnología de 2,5″ pueden minimizar los costes asociados de realizar la transferencia conservando parte de su antigua infraestructura. Como ahora es posible integrar HDD de formato pequeño en carcasas creadas originalmente para albergar HDD de 3,5″, los propietarios pueden beneficiarse de una tecnología de almacenamiento más eficiente sin tener que gastar más en la sustitución del hardware asociado.

Los HDD de nivel empresarial de 2,5″ proporcionan una ventaja adicional frente a la tecnología de 3,5″: ofrecen un rendimiento mejor en antivibración de rotación. Es un elemento clave en el rendimiento para los HDD de nivel empresarial en aplicaciones de centros de datos, donde los HDD funcionan unos pegados a otros en un solo bastidor, y la vibración de rotación asociada al funcionamiento colectivo puede afectar negativamente al rendimiento de los HDD. Además, los HDD de formato pequeño que cada vez se usan más en aplicaciones de nivel empresarial superan en rendimiento a la tecnología de 3,5″ en términos de resistencia a golpes y a la vibración.

Otra ventaja inherente a la tecnología de HDD de nivel empresarial de 2,5″ es el hecho de que puede ser una forma de almacenamiento más fría que los discos de 3,5″, lo que reduce la necesidad de aire acondicionado dentro de un centro de datos.

Aunque los HDD SFF son relativamente nuevos en la informática de nivel empresarial, hay indicios de que esta tecnología está ganándose el favor rápidamente de los mayores integradores de sistemas del mundo y de los propietarios de centros de datos. Asimismo, los proveedores de HDD están hallando nuevos modos de ofrecer las ventajas de la tecnología de formato pequeño a los clientes que necesitan colocar nuevos HDD en su espacio existente de bastidores.

Un reciente análisis de mercado realizado por IDC, que evalúa la previsión de mercado global de discos duros entre 2010 y 2014, predice que la transición de mercado de la tecnología de 3,5″ a formatos de rendimiento optimizado de 2,5″ se habrá completado en 2012.

En un mundo en el que las funciones informáticas de las empresas están bajo una presión cada vez mayor para que reduzcan costes y en el que los gobiernos están más dispuestos a aprobar leyes a favor de una mayor eficiencia energética, los HDD de 2,5″ de nivel empresarial permiten que los propietarios de centros de datos consigan equilibrar estos objetivos aparentemente contradictorios. La presencia de unidades SFF en un centro de datos ofrece ahorros de costes energéticos año a año que amortizan rápidamente las inversiones realizadas. Como los beneficios financieros y medioambientales van de la mano, no cuesta mucho trabajo entender por qué IDC es tan optimista sobre el futuro de la tecnología de HDD de 2,5″ de nivel empresarial.