Nintendo no puede contra el comerciante asturiano que vendía cartuchos para la DS

Negocios

El dueño de la tienda Alechip, denunciado por el gigante japonés, ha sido absuelto, ya que el juez ha considerado que el fabricante no aportó pruebas suficientes para defender su postura sobre qué es legal o no.

Alejandro Fernández , el asturiano demandado por Nintendo por vender cartuchos de videojuegos adaptables a la DS, ha sido absuelto. La razón que ha dado el magistrado del juzgado número 1 de Avilés ha sido que el fabricante japonés no precisa claramente el mecanismo por el que un cartucho se puede considerar ‘legal’ o no, y que no fue capaz de aportar pruebas para defender su postura.

Nintendo pedía en su denuncia una pena de 23 años de cárcel y una indemnización de 840.000 euros al acusado, por vender cartuchos para la DS en su tienda Alechip situada en Avilés.

Esta sentencia es la primera en la que que un juez se pronuncia en España sobre la venta de cartuchos DS. El abogado de Fernández, Carlos Sánchez Almeida, ha declarado a La Nueva España que tienen claro que la multinacional japonesa recurrirá la sentencia.

Almeida, que ha sido miembro de FrEE (Fronteras Electrónicas), organización que defiende los derechos civiles en Internet, ha dicho que Nintendo está llevando a cabo una campaña contra los comerciantes de España a este respecto y cree que la Audiencia Provincial de Aturias podría ser “la que cierre el caso“.

El pasado año, Nintendo había acusado a un grupo de comerciantes por el mismo motivo y pedía para ellos 120.000 euros y seis meses de cárcel. Los acusados llegaron a un acuerdo de conformidad entre las partes y decidieron pagar una multa de 4.000 euros y seis meses de cárcel, por miedo, según ellos mismos declararon, a Nintendo en el juicio.

El creador de Wii acusó a Fernández de haber vulnerado la propiedad industrial de la compañía, de fraude a la propiedad intelectual y de revelación de secreto. Este respondió uniéndose a varios comerciantes de otras provincias para denunciar a Nintendo ante la Oficina de Armonización del Mercado Interior (OAMI), alegando que el fabricante japonés inclumple la Ley de Diseño Industrial con los cartuchos de su consola Nintendo DS.