Finalmente Microsoft presenta el Windows 8

Negocios

Computex 2011: Este sistema operativo, que se espera para 2012, será la apuesta del fabricante de Redmond para conseguir su lugar en el mercado tablet, liderado por Apple.

Microsoft ha presentado el Windows 8 por partida doble. Por un lado, el fabricante ha aprovechado la feria tecnológica Computex, en Taiwán para presentar a sus partners de hardware su próximo sistema operativo. Michael Angiulo, vicepresidente corporativo de planificación de Windows, hardware y ecosistema de PC, mostró a los socios de la compañía el, por ahora llamado, Windows 8 con el objetivo de que puedan a comenzar a fabricar equipos adaptados.

Por otro lado, Steven Sinofsky, presidente de Windows, hizo lo propio en AllThingsD’s D9, la conferencia que se está desarrollando en California, con el sistema operativo instalado en un tablet táctil de 10,6 pulgadas y donde se aclaró que Windows 8 es sólo un nombre clave y provisional, mientras se decide la denominación final.

Esta versión del fabricante de Redmond es capaz de trabajar tanto con arquitecturas basadas en ARM como en arquitecturas x86. Microsoft y los fabricantes de chips AMD, Intel, NVIDIA, Qualcomm y Texas Instruments habían comentado en enero su intención de trabajar en el futuro SO de Windows.

Según Angiulo, el Windows 8 está “optimizado para el nuevo hardware táctil”, incluidos los tablets.

Además, la compañía ha anunciado que entre el 13 y el 16 de septiembre tendrá lugar en California una conferencia de desarrolladores, BUILD, donde estos podrán presentar aplicaciones para el nuevo sistema operativo.

No se sabe cuándo será el lanzamiento, pero Sinofsky ha aclarado que “no llegará en otoño de este año”. Todo apunta a que sea en 2012 cuando un nuevo software de Microsoft sea capaz de competir en el mercado tablets liderado por su rival Apple.

Hace una semana Steve Ballmer, CEO de la compañía hablaba del Windows 8 en un encuentro en Japón y apenas un día más tarde la compañía se retractaba mediante un comunicado diciendo que había sido un fallo de Ballmer. Esto sirvió para que llovieran críticas sobre el CEO. Dos teorías surgieron al respecto: o bien que había sido realmente un fallo de Ballmer o bien que este se había adelantado a los planes de Microsoft. Ahora se confirma que era la segunda opción.