Un hacker vuelve a atacar PlayStation y roba 800 euros a distintos usuarios

Negocios

Los analistas aseguran que estos ataques son normales, ya que mientras Sony va con precaución reparando los fallos de seguridad, los hackers le van siguendo la pista.

El pasado jueves Sony anunciaba que habían tenido que volver a cerrar los servicios en línea de PlayStation y Qriocity tras descubrir que faltaba añadir una URL para proteger debidamente el nuevo servicio, el cual ayudaba a restablecer las contraseñas de los usuarios.

La compañía japonesa no adelantó más datos en su momento pero, poco después, se supo que en Tailandia un hacker conducía a los usuarios a una página web falsa para proceder con el pago de los servicios. Según F-Secure, la empresa que se dio cuenta del fallo, el hacker pretendía robar datos privados a los usuarios.

Parece ser que este ataque es totalmente independiente del que sufrió la compañía el pasado mes de abril, el cual ha sido considerado el mayor ataque en la historia de Internet, lo que ha llevado a F-Secure a asegurar que “es un problema de seguridad de Sony”.

Por su parte, muchos expertos creen que, tras el gran ataque sufrido, es normal que sigan surgiendo nuevos problemas. Como ha declarado Josh Shaul de la empresa de seguridad Application Security, “Sony está llevando a cabo un riguroso proceso para encontrar los fallos que solventar”, pero “los hackers están siguiendo el mismo proceso, aprovechándose de esos fallos antes de que Sony sea capaz de arreglarlos“.

Se cree que los hackers han conseguido robar 1.225 dólares (875 Euros) de las cuentas a las que han conseguido acceder pero, según la compañía, por ahora no hay evidencia de que otros datos personales, tales como nombres, direcciones o fechas de nacimiento hayan sido adquiridos esta vez.

Por si esto fuera poco, un antiguo ejecutivo de la unidad de PlayStation, que no ha querido revelar su identidad, ha declarado a Reuters que, a pesar de que ésta es considerada la unidad más flexible dentro de Sony, reinaba “una política de secretismo en cuanto a seguridad y una falta de gestión coherente” y añadió que le resultaba más fácil coordinarse con los partners de la compañía que con otras unidades dentro de esta.