Europa refuerza la normativa sobre geolocalización a través de dispositivos móviles

Negocios

Tras los últimos escándalos del iPhone y varios terminales Android, las autoridades pretenden que los usuarios de smartphones y tablets sean conscientes de que los servicios GPS, GSM y Wi Fi dan la posibilidad a los fabricantes de “crear un perfil exhaustivo de los usuarios”.

La Unión Europea se ha dado cuenta de que su normativa en cuanto a tecnología no está yendo tan rápido como el crecimiento de este sector.

Ayer, en una reunión entre diversas autoridades europeas se aprobó un Dictamen con una normativa más ajustada sobre geolocalización (es decir, en cuanto a las tecnologías GPS, GSM y Wi-FI) y se decidió, entre otros asuntos, que los smartphones deberán ser vendidos con la este servicio desactivado, siendo el mismo usuario quien decida si lo quiere usar o no.

Según la Agencia Española de Protección de datos (AEDP) ha dado a conocer, el Dictamen  establece el marco jurídico aplicable, en materia de protección de datos, a los servicios de geolocalización disponibles en los dispositivos móviles inteligentes.

Después del escándalo de que iPhone y los smartphones con Android instalado podrían estar recogiendo datos privados de los usuarios para usarlos en su beneficio, los expertos y legisladores comenzaron a preocuparse y vieron necesaria una legislación acorde con los nuevos dispositivos.

El Dictamen aprobado destaca que la tecnología de geolocalización “puede llegar a revelar datos sobre la vida privada de su propietario” lo que lleva a los fabricantes a obtener información privilegiada sobre “los hábitos y los patrones del propietario del dispositivo”.

Así, según la AEDP las empresas como Apple o Google tienen la capacidad de crear perfiles exhaustivos de sus usuarios, ya que la geolocalización permite a los fabricantes saber qué lugares frecuentan sus usuarios (lugares de culto, manifestaciones políticas, asistencia a hospitales…)

Por otro lado, a partir de ahora, las empresas que venden dispositivos con el servicio de geolocalización deben dar una información más comprensible y completa a los usuarios y es que las autoridades han concluido que “la información que se otorga en ocaciones al usuario es incomprensible, está obsoleta o es inadecuada“.

Además, los dispositivos deben informar cada poco de que la función de geolocalización está activada y es que se considera que los usuarios no son conscientes de lo que supone, en términos de privacidad, ceder constantemente los datos mediante los smartphones.