La Puerta del Sol acoge la revuelta comenzada en Internet

Negocios

Alrededor de dos mil personas han pasado la última noche en el centro de Madrid acampando para protestar por la situación del país, en una revolución que surgió espontáneamente a través de la Red.

Las diferentes redes sociales están siendo un medio esencial para promover la revuelta nacida de forma espontánea que pretendía llamar la atención de los políticos para pedir un cambio en España, en vísperas de las elecciones.

Mientras en la Puerta del Sol madrileña miles personas acampan en forma de protesta, Internet, sobre todo blogs y redes sociales y páginas creadas para la causa han conseguido propagar las ideas y movilizar a más gente.

El 15 de mayo hubo una manifestación en varias comunidades autónomas convocada por la plataforma ‘Democraria Real Ya(que lleva desde ayer fuera de servicio probablemente por el exceso de visitas) y que también consiguió llegar a mucha gente gracias a Internet con el objetivo de “pedir un cambio” a los políticos, pocos días antes de las elecciones municipales y autonómicas.

Al finalizar la protesta unas 40 personas decidieron quedarse en la Puerta del Sol a acampar en señal de desacuerdo por la detención de varios de los asistentes. A partir de ese momento, las redes sociales y blogs se hicieron eco del asunto. Se creó el portal http://madrid.tomalaplaza.net/, bajo el lema ‘No nos vamos’, un perfil en Twitter y muchos medios y ‘bloggeros’ decidieron que se harían eco por Internet, de cada novedad que hubiera al respecto.

Asímismo, gracias a los teléfonos, muchas son las personas que cada poco cuelgan imágenes y videos a tiempo real en sus perfiles de Facebook o Twitter y que anuncian donde serán las próximas concentraciones que se van congregando en varias ciudades españolas.

Gracias a Internet, la voz se corrió, de modo que ayer cerca de dos mil personas pasaron la noche en el centro de Madrid. Se trata de una “revolución pacífica” como muchos de los asistentes a la protesta declaran, nacida (y crecida) dentro de Internet.

Los manifestantes no están organizados, no tienen un portavoz común, ni lanzan comunicados de prensa, sino que se trata de un movimiento de gente con ideas comunes que gracias a las redes sociales y otras herramientas que ofrece Internet, informa de lo que está sucediendo en los enclaves de las protestas para llamar a nuevas personas que quieran unirse y para llamar la atención a los políticos de sus propuestas.