Podrían multar a Google con 500 millones de dólares por mala práctica publicitaria

Negocios

Además, la compañía tiene abierto un caso en Suiza por su servicio Street View y muchos legisladores estadounidenses quieren que confiese que sus terminales Android sí guardan los datos de los usuarios.

El sistema de publicidad de Google está siendo investigado por las autoridades estadounidenses. Según ha publicado la BBC, el buscador podría haber apartado 500 millones de dólares de sus cuentas para pagar la multa que espera que le pueda caer.

La publicidad es un negocio muy beneficioso para Google: sólo en los tres primeros meses de 2011 le reportó 8.300 millones de dólares en ingresos.

La investigación comenzó cuando algunas empresas denunciaron a Google por abusar de su posición dominante en el sector. Entre otros, Microsoft dijo que Google manipulaba los resultados de las búsquedas con el fin de promover sus propios servicios.

Por otro lado, la polémica de Street View aún no ha acabado para la compañía. Mientras hace unos meses, Francia le ponía la mayor multa de su historia a Google por recogida ilegal de datos, hoy los problemas son con la justicia helvética.

Google ha apelado al máximo tribunal de Suiza para anular una sentencia de primera instancia que el pasado mes le pusieron las autoridades del país por infricción a la privacidad, según publica The Wall Street Journal.

Patrick Warnking, director de la empresa en Suiza declaró que “ya hemos tomado medidas para proteger la identidad de las personas y los vehículos motorizados en Street View y esperamos que esto se considera en la apelación”.

Finalmente, a pesar de que tanto Google como Apple han negado que recojan datos de los usuarios de sus smartphones y tablets, representantes del congreso estadounidense quieren que ambas compañías declaren y expliquen qué se hace con los datos que se han ido recogiendo y para qué los quieren.

El senador demócrata Al Franken ha declarado a The New York Times que esta práctica de invasión a la privacidad por parte de ambos fabricantes, podría tener consecuencias negativas en los usuarios.

En Estados Unidos aún no existe legislación concreta a este respecto, pero muchos representantes políticos han comenzado a pedir que se revisen las normas de seguridad impuestas a las grandes multinacionales que tiene acceso a datos privados de los ciudadanos.