Sony retira los datos robados de PlayStation y aún no reabre el servicio

Negocios

Los analistas auguran grandes pérdidas económicas para las compañía por este escándalo que ha reavivado el debate sobre la seguridad del cloud computing.

Sony anunció este fin de semana que ha retirado los datos de 2.500 usuarios de sus servicios de PlayStation y Qriocity, que fueron adquiridos por hackers. Estos datos eran, principalmente, nombres y apellidos y algunas direcciones.

Por su parte, por ahora no comenzarán a reabrirse estos servicios. A pesar de que la semana pasada el fabricante japonés había dicho que comenzaría estos días a reabrir algunos de sus servicios, las últimas noticias enviadas por la compañía afirman que esto no será posible por el momento y que los técnicos prefieren seguir investigando en sus problemas de seguridad antes de reabrir los servicios.

Según la compañía, el nuevo sistema de seguridad está siendo probado de forma interna, antes de reabrir PlayStation y Qriocity. Patrick Seybold, director de comunicaciones y social media, ha declarado en su blog, que hasta que no se termine este proceso de comprobación, los servicios seguirán cerrados.

Por su parte, Howard Stringer se ha visto obligado a enviar una carta pidiendo perdón por los incidentes, y es que este acontecimiento está dando muy mala imagen a Sony.

Los analistas auguran que este problema de seguridad podría costarle al fabricante nipón entre 1.250 y 1.600 millones de dólares, en términos de indemnizaciones a los usuarios afectados. Por el momento, las acciones de la compañía ya han caído un 6% desde que se anunciara por primera vez el fallo de seguridad, según publica Silicon News.

Los proveedores cloud no dan mucha importancia a la seguridad

Estos datos robados, que se encontraban almacenados en sistemas cloud ha reavivado una vez más el debate sobre si esta nueva tecnología, aún en plena expansión, es realmente segura. El cloud computing se augura como el futuro de la tecnología, pero aún hay muchos escépticos.

Muchos analistas han saltado la alarma sobre seguridad. Entre ellos, un estudio de Ponemom Institute y publicado por The Wall Street Journal que dice que los proveedores de servicios cloud están demasiado confiados con esta tecnología y no ven la seguridad como una preocupación principal.

Según la consultora, este escándalo de Sony, debería hacer recapacitar a los proveedores sobre este tema.