Los ataques de malware a los smartphones son cada vez más sofisticados

Negocios

En 2010 se registraron un 65% más de amenazas que el año anterior. Por sistemas operativos, los preferidos por los usuarios son los blancos preferidos de los ataques.

En 2010 se registraron 153 familias y 1.063 modificaciones de programas maliciosos dirigidos a smartphones, un 65% más de que en el año anterior y casi el doble que 17 meses antes. La mayoría de las amenazas estaba dirigida a robar dinero a los usuarios.

El cambio en las preferencias de los usuarios respecto a los sistemas operativos para smartphones ha provocado también variaciones en la lista de plataformas objetivo de ataques maliciosos. Según recoge Kaspersky Lab en su informe “Virología móvil”, Symbian, iOS y BlackBerry siguen ganando adeptos en un ranking en el que se queda atrás Windows Mobile y en el que Symbian, a pesar de continuar como SO líder mundial, sigue perdiendo posiciones.

El documento también señala cambios en las formas de envío de malware a los móviles. Aunque siguen predominando los programas que envían mensajes de texto a números Premium, desde 2010 éste ha dejado de ser el único método empleado por los ciberdelincuentes para lucrarse. Así, el año pasado se detectó el primer troyano capaz de realizar llamadas a número de pago en el extranjero y un gusano para iPhone que remitía a una web falsa.

Las tecnologías actuales permiten a los ciberdelincuentes recibir de inmediato los datos robados, actualizar los parámetros de funcionamiento del software malicioso o reunir los dispositivos móviles infectados para organizar botnets, lo que hace que los ataques estén alcanzando un nuevo nivel de complejidad.

Kaspersky Lab denuncia que la legislación de algunos países tiene muchas lagunas respecto a los troyanos vía SMS. En cuanto a las previsiones sobre las amenazas, se prevé un incremento del número de amenazas para Android, de las vulnerabilidades descubiertas en diferentes plataformas y de la cantidad de software espía. Por último, no se descartan amenazas dirigidas a los tablets.