El cloud computing: nuevas implicaciones para el canal

Negocios

Petra Heinrich, vicepresidenta de partners y alianzas para EMEA de Red Hat, analiza los diferentes papeles de cada uno de los actores del canal de distribución en torno a la nube.

¿Cuáles son las implicaciones para el amplio ecosistema de fabricantes de software( ISV) ,integradores de sistemas (SI) y fabricantes de hardware (OEM) cuyo modelo de negocio tradicional se ha visto convulsionado a medida que la infraestructura tecnológica de las empresas ha ido saliendo de la central de datos a la nube? ¿Qué decisiones estratégicas pueden tomar los fabricantes para aprovechar esta tendencia? Practicamente todos los actores relevantes en el ámbito de las TIC ya cuentan con una estrategia u oferta de cloud. ¿Cómo se puede discernir entre todo este ruido alrededor del cloud computing?

Según el Instituto Nacional de Ciencia y Tecnología (NIST) el cloud computing consiste en un modelo que permite el acceso a medida y de la forma más conveniente a un pool de recursos informáticos configurables y compatidos (redes, servidores, almacenamiento, aplicaciones y servicios) que pueden ser aprovisionados de forma muy rápida y que requieren de un esfuerzo mínimo de administración o de interacción con el proveedor de servicios.

En un tiempo extraordinariamente corto, el cloud computing ha revolucionado la forma en la que empresas e individuos consumen y trabajan con los recursos informáticos. Se trata de un cambio fundamental en el modelo operativo en el que las aplicaciones ya no se ubican en una zona específica del hardware y en el que los recursos se despliegan de forma mucho más flexible. También supone un giro fundamental a la hora de desarrollar y consumir modelos que reemplazan las conexiones propietarias entre los componentes de software y el consumo de esos componentes gracias a servicios web y accesos de software también basados en web.

Para el canal, usar metodología de código abierto (open source), puede acelerar la adopción de estrategias cloud porque permite validar especificaciones clave, que los estándares estén disponibles y compartir información para construir la confianza necesaria. A pesar de que el papel del canal tradicional se verá significativamente afectado por la rápida evolución en la demanda del mercado de servicios, todavía existe mucho espacio para las organizaciones del canal para operar en este nuevo entorno.

El creciente ecosistema de Cloud

Los distribuidores tradicionales de valor añadido y los integradores de sistemas especializados en tecnología desplegada en servidores físicos y heredados se encuentran en una situación de riesgo desde el punto de vista de la flexibilidad, eficiencia de costes y simplicidad que permiten los servicios cloud. Los modelos de Software como servicio (SaaS) y cloud computing reducen los costes marginales que históricamente representan los beneficios principales de los distribuidores y de los integradores de sistemas.

Sin embargo, con cierta previsión se pueden tomar ciertas decisiones estratégicas para superar estos retos y sacar provecho de esta revolución en la compra de tecnología y consumo.

Las organizaciones todavía necesitan asesoramiento y seleccionar entre los proveedores de SaaS, PaaS (plataformas) y LaaS (Infraestructuras) así como la necesidad de integrar la tecnología existente, los procesos, optimizar el rendimiento de la tecnología y los nuevos sistemas y formar al usuario final.

 

Los integradores de sistemas pueden adaptar su modelo y dar respuesta a estas necesidades y aportar valor añadido ayudando a discernir entre la gran variedad de oferta de servicios cloud y las necesidades reales de los clientes. También pueden beneficiarse de la nube y utilizarla como terreno de prueba y desarrollo de futuras implementaciones y como repositorio de información. Incluso pueden construir tecnología propia sobre ofertas PaaS accediendo de este modo a plataformas perfectamente avanzadas y desarrolladas para la creación de ofertas adaptadas a determinados clientes o industrias.

Para el distribuidor, el ecosistema de cloud supone un nuevo mercado y comprime la demanda que puede capitalizar. Además a medida que la cloud se va popularizando los fabricantes reconocen la necesidad de construir un sólido canal de distribución para poder sobrevivir. La inversión necesaria para mantener el “momentum” a través de la venta directa y el apoyo pueden descargarse en el distribuidor, recuperando así el enfoque en el activo tecnológico. Para el distribuidor esto supone una oportunidad de asociarse con proveedores cloud que ofrecen valor añadido a sus clientes finales. En comparación con la tecnología heredada, los distribuidores pueden entrar en el mercado de cloud sin tener que embarcarse en las dificultades de desarrollo o mantenimiento.

ISVs & Developers

Para los ISVs y los desarrolladores que quieren mover su tecnología a la nube, la mayor consideración es la capacidad para desarrollar aplicaciones que puedan ser escaladas y desarrolladas en el contexto de una infraestructura de cloud.

La calidad del despliegue y la orientación al mercado son las calves del éxito de un desarrollo así que cualquier partner de cloud debe ser capaz de proporcionar herramientas e infraestructuras para incorporarse rápidamente dentro de un marco que asegure que el software puede desarrollarse una primera vez y a partir de ahí hacerlo a través de diferentes entornos desde el centro de datos a la cloud.

Por último los partners de tecnología deben eliminar barreras para el desarrollo en cloud siendo capaces de proveer de las herramientas para poder hacerlo en cualquier plataforma.

Proveedores de Cloud

Para aquellas organizaciones que buscan construir en cloud públicas existen una serie de factores a tener en cuenta. En primer lugar la tecnología para crear capas de cloud idependientemente de que sea una infraestructura o plataforma como servicio. En segundo lugar el desarrollo de la cloud y la consistencia tecnológica entre la empresa y la cloud. Por último, los desarrolladores necesitan contar con la certeza de que tendrán soporte en todo el proceso para tranquilidad del usuario final.

No hay duda de que el cloud computing está cambiando el entorno y forma en la que interactúan los diferentes actores del canal. Sin embargo con una mente abierta, flexibilidad y nuevos alineamientos, el canal puede perfectamente ayudar en el impulso de este nuevo ecosistema.