Apple demanda a Samsung por infracción de patentes en la fabricación de los Galaxy

Negocios

La empresa de Cupertino quiere mantener controlado al fabricante japonés en su crecimiento en el mercado de los tablets, según los expertos.

Apple ha demandado a Samsung alegando que la compañía ha infringido las patentes de iPad y iPhone a la hora de farbicar sus productos Galaxy. Entre otros, según el fabricante de Cupertino, se han utilizado tecnologías patentadas relacionadas con la forma en que operan los dispositivos Galaxy, como el uso de gestos manuales en la pantalla y la forma y el color de los dispositivos.

La demanda, presentada en un tribunal federal de Oakland, California, dice que los productos del fabricante coreano, basados en el software de Android, fueron creados intencionadamente para copiar la tecnología de los tablets de Apple.

Kim Young Chan, analista de Shinhan Investment Corp, ha dicho que la relación entre ambas empresas ha empeorado considerablemente durante los últimos meses, sobre todo a causa de su competitividad en el mercado de los tablets. Según Young Chan, este es un método de Apple para poder mantener bajo control a Samsung, teniendo en cuenta el considerable crecimiento que ha ido viviendo.

Por su parte, desde Apple se ha alegado que esta demanda pretende proteger su propiedad intelectual.

Apple pide cerrar la demanda antimonopolio por su iTunes

Y siguiendo con el tema de demandas y con el fabricante de Cupertino, este ha solicitado a un juez federal que se cierre la demanda por antimonopolio que tiene internpuesta por su iTunes, según publica Bloomberg.

Todo comenzó cuando en 2004cuando la compañía de software RealNetworks anunciaba el lanzamiento de una nueva tecnología que permitía descargar canciones en su tienda online, para reproducir en los iPods. En ese momento, Apple bloqueó las descargas para estos dispositivos durante un tiempo.

El abogado de la compañía que ha pedido el cierre de la causa ha alegado que esa medida tomada por Apple no iba contra las leyes anticompetencia, y que lo que pretendía la compañía era probar si las quejas que recibían de los consumidores por fallos en la reproducción de música eran por la descarga de canciones en portales que no eran iTunes.