Los libros electrónicos comienzan a ser más populares en España

Negocios

La venta de ereaders se incrementó un 200% las pasadas Navidades y se prevé que la popularidad de las tabletas y el impacto del iPad tengan consecuencias positivas para el mercado de los ebooks.

La industria del libro en España mueve cerca de 4.000 millones de euros anuales, de los cuales, sólo un 1,6% supone la industria de libros electrónicos. Sin embargo, con una facturación de 51,2 millones de euros en nuestro país en 2009, se prevé que los e-books vayan haciéndose cada vez más populares y vivan un gran crecimiento en el futuro.

El primer apartado del informe situación actual y perspectivas del libro digital en España publicado por el Ministerio de Cultura ha concluido que se espera que los datos de 2010 dupliquen la mencionada cantidad en cuanto a facturación. Según el estudio, la expansión de los tablets va a tener como consecuencia el crecimiento del mercado de libros electrónicos.

El libro digital supone ya el 15,9% de las obras registradas en 2010 en España, después de que el pasado año se inscribieran 18.221 títulos nuevos en formato digital.

Otro de los datos importantes arrojados por el Ministerio de Cultura es que las editoriales tienen su vista fijada en la oferta digital, y “actualmente un 75% de las editoriales dispone ya de un proyecto digital y está realizando o espera realizar en los próximos años acciones de digitalización o transformación de formatos”, lo que es importante para la evolución de este sector.

Según datos de la consultora GFK, durante las pasadas navidades se disparó la venta de ereaders en España hasta alzancar 80.000 unidades, lo que muestra “un crecimiento del 200% respecto al mismo periodo del año anterior”. Además, el informe considera que “el impacto iPad”, tendrá consecuencias muy positivas en el crecimiento de la lectura de títulos electrónicos.

De todos modos, aún pocas librerías en España disponen de ereaders. A espera de los datos de 2010, el año anterior menos del 16% de las librerías en España tenían estos dispositivos a la venta.