La Audiencia Nacional anula el canon digital

Negocios

La ministra de Cultura pretende reformar la ley del cobro del canon para ajustarla al derecho comunitario, mientras la Asociación de Internautas quiere que se devuelva el dinero recaudado hasta ahora.

Tras casi tres años de lucha por parte de la Asociación de Internautas contra el pago del canon digital, la Audiencia Nacional ha declarado ilegal este cobro al igual que había hecho el Tribunal Europeo hace unos meses que consideraba que estaba fuera de la ley el cobro a empresas y administraciones.

La denuncia fue presentada en 2008 por la Asociación de Internautas y por varias empresas tecnológicas como Motorola, Nokia o Sony Ericsson. Ahora la sentencia alega que el reglamento se aprobó sin cumplir ninguno de los trámites obligatorios, como el dictamen del Consejo de Estado.

Tras la sentencia de la Audiencia Nacional (AN), las tarifas que se impondrán al cobro de los soportes como CD o DVD serán las que había en 2006. El Canon Digital fue aprobado en medio de una gran polémica que ha seguido hasta el día de hoy.

Ángeles González-Sinde, minitra de Cultura y defensora de este cobro ha declarado que el gobierno trabajará para mejorar la medida y ajustarla al derecho comunitario.

Por su parte, Víctor Domingo, presidente de la Asociación de Internautas, aplaudió la resolución de la AN y comentó a Europa Press que los ministerios de industria y cultura tenían que revisar el canon digital desde ya y cree que la polémica del pago del canon viene desde el momento en que el legislador “a sabiendas, ha dado pie a un reglamento que es ilegal”.

Sin embargo, la AN rechaza que se devuelva el dinero recaudado hasta el momento por el canon, algo que la Asociación de Internautas también solicitaba. Domingo ha declarado que la organización ahora lucharán “por ese terreno”.

Varapalos al canon digital

La sentencia de la AN ya se venía venir. Hacía pocas semanas una pequeña tienda catalana conseguía hacer frente al canon cuando la Audiencia de Barcelona les daba la razón alegando que el canon no se puede aplicar de manera indiscriminada. 

Tiempo antes, el Tribunal Europeo había dictaminado que el polémico combro no se ajustaba a la legalidad.