En 2011 se venderán 52 millones de tablets en todo el mundo

NegociosRetail

Canalys calcula que por cada diez tabletas que se vendan, dejarán de distribuirse cinco notebooks o netbooks.

La tasa de crecimiento interanual del mercado de los PC se situará en el 14% este año, en parte gracias a los tablets, que aumentarán hasta los 52 millones de unidades en todo el mundo, el 75% de ellos de Apple.

Estas son algunas conclusiones del pronóstico para 2011 realizado por Canalys, quien prevé que el éxito del iPad no sólo continuará, sino que se acelerará con la llegada del iPad 2. Esto supone que las empresas tradicionalmente vinculadas a los PC, en especial Microsoft, Intel y AMD, corren el riesgo de perder cuota de mercado.

Canalys también insta a los vendedores a no desaprovechar la oportunidad de negocio que suponen los tablets, ya que el aumento del poder adquisitivo y el alto grado de movilidad de los ejecutivos harán que se incrementen las ventas de estos dispositivos. Del mismo modo, prevé un aumento en la adopción de tabletas por parte de mercados verticales como sanidad y educación.

Se calcula que por cada 10 tablets vendidos este año, se dejarán de vender cinco netbooks o notebooks, tanto en el mercado de consumo como en los entornos empresariales. Esta tendencia será más pronunciada en los mercados desarrollados, como Norteamérica, Francia, Alemania, Reino Unido, los Países Nórdicos, Benelux, Australia y Japón.

No obstante, Canalys espera que la venta de notebooks crezca cerca de un 8% en 2011 gracias a la actualización a Windows 7. La de netbooks, sin embargo, disminuirá aproximadamente un 13%, hasta los 34 millones de unidades.

Uno de los motivos que explican la bajada de la demanda de estos dos tipos de dispositivos puede ser, según la consultora, la saturación de los canales minoristas en muchos países, como Estados Unidos, Europa Occidental, China, Indonesia o Rusia, lo que podría poner el panorama aún más difícil para los notebooks. Además, las revueltas en Oriente Medio y el norte de África, la incertidumbre de que esta situación pueda extenderse a otros países y el terremoto y tsunami de Japón han llevado a los mercados a una parada virtual que no saben cuánto tiempo se prolongará.