Nokia reconoce fallos en los N8 que acaba de lanzar

Negocios

A sólo 15 días del inicio de su comercialización en España, la firma finlandesa ha admitido que algunos smartphones venían con un problema de fábrica que ya ha corregido.

Todas las esperanzas estaban puestas en el N8, el nuevo smartphone de Nokia, como buque insignia que reflotara las ventas e hiciera recuperar la cuota de mercado perdida en favor de otros terminales. Sin embargo, no termina de cuajar el proyecto finlandés.

Y es que tras diversos retrasos en el inicio de su comercialización -recordemos que el teléfono finalmente comenzó a venderse en España a principios de noviembre– ahora la compañía ha tenido que hacer frente a su primer fallo de fábrica de importancia.

Hace unos días algunos usuarios comenzaron a señalar que sus dispositivos se apagaban de manera repentina y que no había posibilidad de volverlos a cargar.

Nokia -a través de su director de ventas, Niklas Savander- ha tenido que reconocer que el responsable de la incidencia es un fallo en la gestión de energía provocado por un componente del motor que ya ha sido sustituido.

“El fallo ha sido resuelto y ha afectado a una cantidad limitada de clientes”, reconocía Savander.