Videoconferencia y telepresencia, comunicación audiovisual de calidad y sin barreras

Negocios

En el marco de una economía global donde el ritmo de los negocios se ha acelerado, su número se multiplica y la cantidad de reuniones de trabajo entre ejecutivos crece los sistemas de videoconferencia y telepresencia son cada vez más solicitados por las empresas para reducir costes y aumentar la productividad.

Comunicación garantizada en momentos críticos

La erupción de un volcán en el norte del Viejo Continente el pasado mes de abril llenó el cielo europeo de humo y ceniza y obligó a las compañías aéreas a suspender miles de vuelos.

La imposibilidad de viajar en avión llevó a muchos ejecutivos a buscar alternativas para mantener intacta su agenda de reuniones y evitar con ello que los problemas de transporte trastocaran la marcha de sus negocios.

En ese momento crítico los proveedores de soluciones de videoconferencia y telepresencia tuvieron la oportunidad de demostrar que sus tecnologías están lo suficientemente avanzadas como para que las empresas se decidan a implementarlas.

Firmas como Polycom, Cisco o BT hicieron posible la eliminación de barreras geográficas para establecer comunicaciones audiovisuales de calidad permitiendo a las empresas continuar con su trabajo y, además, ahorrar costes.

Por poner un ejemplo, según las cifras ofrecidas en un importante diario económico, durante el colapso aéreo provocado por el volcán BT vio elevarse el uso de sus sistemas de comunicación audiovisual un 35%.

Finalmente, un fenómeno natural que pudo haber causado la suspensión momentánea de muchos acuerdos y operaciones entre empresas, terminó por impulsar el mercado de TIC para el establecimiento de videoconferencias, un segmento que registra buenas cifras de negocio incluso en estos tiempos de crisis y que parece que seguirá trayendo alegrías tanto a proveedores como a distribuidores.


Ajústense los cinturones

Además de por la capacidad de establecer comunicaciones que proporcionan estas tecnologías a las empresas en momentos críticos, la política de reducción de costes que muchas compañías están aplicando a causa de la crisis económica está también teniendo repercusiones positivas en el sector de la videoconferencia.

Esto es debido a que una de las partidas presupuestarias que más se ha recortado en las compañías es la destinada a sufragar los viajes de negocio. Esta clase de desplazamientos suponen un triple gasto -de tiempo, dinero y energía- que en muchas ocasiones los hace menos productivos de lo esperado, sobre todo considerando que realizarlos suele influir en el ritmo de trabajo cotidiano de la empresa, aunque se dispongan de buenas tecnologías de movilidad.

Según cálculos de la consultora Gartner, las empresas que inviertan en estas tecnologías podrían reducir sus gastos en viajes y desplazamientos hasta en 3.500 millones de dólares al año durante los tres próximos ejercicios, lo que hace muy posible que apuesten por las tecnologías de videoconferencia y telepresencia y este sector alcance altas cotas de beneficios durante el período referido.

A esto se añade que los desplazamientos pueden dificultar la conciliación de la vida laboral y familiar de los empleados. Un efecto este último que resulta relevante si atendemos a los resultados de un estudio reciente realizado por Ipsos Mori, en el que se revelaba que hasta el 7% de los ejecutivos europeos estarían dispuestos a cambiar de trabajo si ello implicaba viajar con menos frecuencia.

Algo ciertamente posible, ya que se calcula que de cada tres desplazamientos realizados para celebrar reuniones de negocio, uno podría anularse si el encuentro se pudiera realizar a distancia gracias al empleo de sistemas de videoconferencia.


Despegue de la demanda

Ya en el año 2008, durante la CISCO Expo que el gigante de las comunicaciones celebró en el Círculo de Bellas Artes a principios de abril, sus tecnologías para organizar conferencias a distancia llamaron la atención a muchos de los asistentes.

Por aquel entonces más de 100 clientes de la multinacional ya utilizaban este tipo de soluciones audiovisuales, beneficiándose gracias a ello de la posibilidad de establecer comunicaciones de alta calidad a distancia, fácilmente y sin ninguna limitación geográfica.

Los movimientos realizados por la compañía en los últimos tiempos confirman la fuerte apuesta de la firma por este mercado. Así, el pasado mes de marzo cerró la compra del fabricante noruego de dispositivos de conferencia basados en vídeo Tandberg, y en España ha firmado un importante acuerdo con Telefónica para ofrecer servicios de telepresencia.

La empresa BT comenzó a comercializar este tipo de soluciones en España en 2008. Su oferta cubre un amplio abanico de posibilidades y encaja perfectamente en todo tipo de clientes. En la actualidad 130 empresas procedentes de una gran variedad de sectores (bancos, sector servicios, industria, etc.) han implementado sus sistemas. Según afirma Ana Lledó, directora de productos y diseño de soluciones de BT, en el último año la demanda ha crecido casi en un 30%.

En términos similares se expresaba Carlos Fernández Catalán, director de Polycom para España y Portugal cuando afirmaba recientemente en un medio de comunicación del sector que en España su negocio había doblado su facturación en el primer trimestre natural de este año en relación a las cifras obtenidas en 2009 durante el mismo periodo. Ello le llevaba a considerar muy posible que Polycom Iberia podría llegar al 42% de crecimiento anual fijado como objetivo para este año.


El papel clave del canal

Los sistemas de telepresencia están experimentando un crecimiento especial dentro de este mercado. Se basan en el empleo combinado de monitores, cámaras de alta definición y sistemas de audio de alta fidelidad en salas de reuniones para que las videoconferencias dispongan de una claridad de imagen y sonido que las haga capaces de sustituir con garantías a una reunión presencial, incluso si en ella deben tomarse decisiones importantes.

Ana Lledó asevera que estos sistemas son muy demandados por las empresas multinacionales por sus evidentes ventajas en términos de reducción de viajes de negocio e incremento de productividad.

El hecho de que para implementa soluciones AV de comunicación se necesite contar con equipos de alta gama, integrar éstos en la red de comunicaciones de la empresa y aportar servicios de valor añadido hace que el concurso de integradores en el proceso sea fundamental.

La participación de socios de canal cualificados vuelve, una vez más, a se determinante para marcar diferencias en el mercado. Lledó lo expresa claramente: “el mayor diferencial está en ser capaces de implementar un servicio completo que ayude al cliente a utilizar la herramienta y sacarle en máximo partido en beneficio de su organización sin preocuparse de la tecnología que subyace”.

Efectivamente, para realizar este tipo de instalaciones disponer de una buena tecnología no es suficiente. Hay que entender la idiosincrasia específica de cada negocio y comprender sus mecanismos de
producción para poner la mejor solución a su servicio.


Videoconferencia para micropymes y autónomos

A estas soluciones pensadas para grandes corporaciones y medianas empresas se unen otras dirigidas al segmento de las pymes y autónomos. El mercado pone a disposición de estas empresas y profesionales soluciones más sencillas adaptadas a sus necesidades y presupuestos, sin que ello suponga una merma significativa en la calidad de las comunicaciones que se establecen.

En este contexto Skype es una herramienta especialmente útil por dos razones: su gratuidad y el no necesitar de una infraestructura específica para implementarse. Según fuentes de la compañía consultadas por Channel Insider cualquier empresa puede disfrutar de las posibilidades de la videoconferencia para mantenerse en contacto con proveedores, partners o clientes, mejorando así su capacidad de comunicación sin necesidad de tener que hacer una gran inversión en infraestructura tecnológica.

El último paso dado en este sentido ha llevado a la compañía a anunciar la entrada de Skype en la televisión, gracias a los acuerdos alcanzados con partners como Samsung, LG y Panasonic.

Esta opción acerca la videoconferencia al hogar, pues permite hacer vídeo llamadas directamente desde el salón de casa”, sentencian desde la firma, que también ha cerrado otro interesante acuerdo con Asus en virtud del cual Skype está disponible en los videoteléfonos de la citada marca.