Posibles efectos de la subida del IVA en el mercado TIC

Negocios

Quedan dos meses para que se aplique la subida del IVA y hemos recogido la opinión de algunos mayoristas que trabajan en el mercado de las TIC para conocer cómo creen que repercutirá ésta en el sector.

Un efecto psicológico más que real

A finales de septiembre del pasado año la vicepresidenta y ministra de Economía Elena Salgado anunciaba públicamente que el Gobierno subiría el IVA a partir de julio del 2010. Una decisión controvertida debido a que se trata de un impuesto indirecto que grava una amplia gama de productos, lo que puede terminar provocando una subida de precios que tienda a frenar el consumo privado, algo negativo para cualquier economía y especialmente para la española, cuya buena marcha depende de éste factor, que ya registraba a finales del pasado año un descenso del 5%.

ASIMELEC, patronal de las empresas de Tecnologías de la Información, Electrónica y Comunicaciones, fue una de las primeras entidades de peso dentro del sector en manifestar públicamente su opinión sobre las posibles repercusiones que podría tener la subida del IVA en el mercado de productos y servicios de TIC.

En un comunicado hecho público el pasado 18 de marzo, su presidente Martín Pérez consideraba que su efecto sería más psicológico que real, debido a que el descenso continuo de los precios de los productos tecnológicos, causado por la fuerte competencia existente entre proveedores, absorbería el incremento impositivo antes de que los consumidores pudieran notarlo.

Ahora bien, y a esto se refería al hablar de efecto “psicológico”, el directivo de la patronal reconoció que el anuncio de la subida del IVA podría provocar un incremento de la demanda de productos TIC durante el primer semestre del año, a lo que sucedería un descenso de la misma durante el tercer trimestre, una vez fuera aplicada la subida. Un efecto que también admitió como posible la ministra de economía en declaraciones realizadas a la prensa el pasado mes de febrero.

En la misma línea se manifestó Miguel Tormo, director Comercial de MCR, al comentarnos que quizás se produjera un adelanto en la intención de compra de productos y servicios TIC a causa de la subida, concentrándose la demanda en los meses de mayo y junio. No obstante, el directivo de MCR manifestó también que la medida no afectará en gran medida al consumo dentro de este sector si hablamos del volumen de ventas globales durante el año.


La demanda en el segmento de consumo

De momento, en lo que respecta al mercado de consumo, si atendemos al segmento de PC, cuya marcha puede ser significativa para percibir tendencias generales, las cifras del primer trimestre parecen confirmar lo advertido por nuestros interlocutores en lo que respecta a la subida puntual de la demanda.

Así, durante el primer trimestre de este año la venta de ordenadores creció el 38% según la consultora IDC, lo que supone la compra de 1.582.295 unidades; el 70% de las cuales se vendieron en el segmento de consumo.

La cuestión es ahora si este incremento en algunos segmentos de mercado será lo suficientemente fuerte como para generar ingresos capaces de paliar los efectos negativos del probable descenso de la demanda que se producirá durante el segundo semestre del año.

Para Miguel Tormo este tipo de subidas tan fuertes, como la experimentada en el mercado de PC, podrían ser interpretadas como una suerte de venta anticipada cuyo ritmo será difícil de mantener durante el resto del año. Según el directivo de MCR: “en las semanas posteriores esta demanda caerá para, finalmente, quedar en cierta manera compensada”.

La opinión que puede servir de muestra para recoger la postura de quienes perciben que el freno claro al consumo y a la inversión de las empresas será mayor es la manifestada por Mario Márquez, director de Desarrollo de Negocio de Aryan.

El directivo de la firma mayorista consideró que la subida del IVA les afectará negativamente al provocar un descenso mayor de la demanda en el segmento de consumo. Además, Márquez añadió que la decisión gubernamental llega en el peor momento para un sector que viene sufriendo mucho en sus volúmenes de facturación desde mediados de 2008.

Con respecto a este tema, Fernando Pascual, director general de Afina para España y Portugal, se expresó en términos similares afirmando que dentro del sector de las TIC los más perjudicados serán los distribuidores que venden sus productos al usuario doméstico. “En estos casos el usuario final va a ser el que perciba un encarecimiento de los productos que quiere adquirir”, aseveró. Lo que, evidentemente, puede producir un descenso en la demanda de efectos negativos para muchos distribuidores.


Mercado corporativo y posible reducción de márgenes

En lo que se refiere al mercado corporativo, el directivo de Afina para España y Portugal, afirmó que para sus clientes la subida del IVA en principio será transparente y no se verán afectados. Incluso aumentarán sus deducciones por este concepto. “Al final ellos acabarán trasladando este impuesto a los usuarios finales, que terminarán soportándolo y pagando la subida”, sentenció Pascual.

Las vacas flacas en el segmento corporativo podrían llegar por causas derivadas de la situación económica actual. Según Pascual: “de manera indirecta, y ante una posible caída del consumo general, las empresas que adquieren a través del canal sus equipos tecnológicos pueden ver reducido su volumen de negocio y verse forzadas a recortar sus niveles de inversión en este concepto”.

Miguel Tormo apuntó que la posible disminución en la inversión de las empresas en recursos tecnológicos puede atenuarse debido al momento en que se producirá la subida. En su opinión el impacto en el mercado corporativo será mínimo, en especial teniendo en cuenta la época del año de la que hablamos; en la que, por regla general, las empresas aún disponen de más de seis meses para hacer uso de los presupuestos fijados.

Con respecto a otros efectos que puede tener el incremento impositivo sobre la actividad de los distribuidores de TIC, Márquez apuntó desde Afina que es posible que algunos mayoristas decidan adoptar medidas extraordinarias para no hacerlo repercutir en el cliente final, lo que hará más difícil todavía la sostenibilidad del canal al verse afectados sus márgenes de beneficio. “Más aún en el caso de los pequeños distribuidores poco capitalizados y con problemas de tesorería, a los que pondrá en una situación más delicada si cabe”, aseveró nuestro interlocutor.

Sobre este tema también expresó sus impresiones Miguel Tormo, que nos comentó: “los márgenes en los que nos movemos los distribuidores del canal IT hacen imposible que en ningún caso podamos hacernos cargo de repercutir este aumento de I.V.A en nuestros márgenes operacionales”.

Finalmente, el director Comercial de MCR nos comentó que, probablemente, en un principio el aumento impositivo será asumido en su mayor parte por el fabricante, pasando a soportarlo el consumidor de forma paulatina dependiendo del ciclo de vida del producto en cuestión y de lo sensible que sea su demanda a un hipotético aumento del precio final.