Los proveedores de eReaders toman posiciones

Negocios

En el mundo anglosajón la venta de eReaders se ha disparado en 2009 y las editoriales ya lanzan simultáneamente las ediciones en papel y digital de sus nuevos títulos. En España este mercado crece a un ritmo menor debido al precio de los dispositivos de lectura y a la aún escasa oferta de títulos digitalizados.

El libro y el eReader: una convivencia posible

El pasado 21 de abril el poeta Mexicano José Emilio Pacheco llegó a Madrid para alojarse en la capital en espera de recibir el premio Cervantes dos días después, en la localidad de Alcalá de Henares. Durante el transcurso de la rueda de prensa organizada para que los medios de comunicación pudieran formularle preguntas, Pacheco, al pedirle un periodista que hablara sobre el eReader, definió éste gadget informático como un objeto extraño para alguien que pertenecía totalmente a la cultura del libro. “Necesito sentir su peso”, afirmó el escritor Mejicano, una frase con la que pareció hacer de esa propiedad física una metonimia para señalar la importancia del libro como soporte de contenidos culturales.

En nuestro país, el gusto por la lectura en papel de los lectores quedó reflejado en el estudio que la agencia de investigación de mercados especializada en nuevas tecnologías Teanalisys elaboró el pasado año para averiguar su opinión sobre los eReader y su interés en adquirir uno de estos dispositivos.

El 75% de los lectores encuestados declararon conocer su existencia pero tan sólo tres de cada cien afirmaron haber comprado uno atraídos por su practicidad, portabilidad y su capacidad para albergar muchos libros. El 45% declaró no estar aún interesado en adquirir un eReader, señalando su gusto por la lectura en soporte de papel como razón fundamental para no hacerlo.

Estas respuestas parecen reflejar que el libro electrónico aún no es considerado como un objeto capaz de sustituir al libro tradicional pero sí es tenido en cuenta como un dispositivo móvil que, en principio, podría competir con las ediciones de bolsillo.

Además, los eReader presentan varias ventajas con respecto a los libros tradicionales como son el ahorro de espacio, una difusión más amplia y rápida de las obras, la mejora de los royalties para los autores, la ecología (menos gasto de papel y transporte) o el problema de la descatalogación, ya que una vez se editara en digital una obra estaría siempre disponible para cualquier persona interesada en la misma.

En opinión de Antonio Quirós, consejero delegado de Luarna, una de las primeras editoriales dedicada exclusivamente a la edición de eBooks : “en el futuro la literatura digital tendrá un hueco relevante en el mercado, aunque este nuevo modelo aún convivirá con el modelo editorial tradicional durante bastantes años”.

El directivo de Luarna es consciente de que en el ámbito literario no se acepta con facilidad el cambio del libro tradicional al libro electrónico, por eso, nos comenta que en Luarna se trata de aprovechar el buen posicionamiento de la compañía en el ámbito profesional para llevar el concepto digital a los sectores más tradicionales.


Tecnología avanzada para proporcionar la mejor experiencia de e-lectura

Lo que sí está claro es que los proveedores de eReaders han conseguido hacer de ellos dispositivos tecnológicamente muy avanzados capaces de facilitar una experiencia de lectura que, si bien aún no puede sustituir a la que proporciona un libro, supera con creces la que facilitan otros gadgets multimedia habilitados para almacenar eBooks tales como Netbooks, teléfonos móviles de última generación o tablet PCs.

Con respecto a este tema, Juan González De la Cámara, fundador y director general de Grammata, nos comenta que la clave de los libros electrónicos está en que poseen pantallas de tinta electrónica que no emiten luz y, por lo tanto, no cansan la vista. Además, ofrecen una autonomía mayor que la de otros dispositivos debido a su escaso consumo de batería.

Por su parte, Javier García-Madrid, director de tecnología de Investrónica, afirma: “gracias a su especialización, los eReader facilitan la lectura evitando el cansancio ocular y permiten pasar hasta 8.000 páginas con una sola carga de la batería. A lo que se suman su reducido tamaño y peso”.

En opinión de Elena Caballero, visual display product manager de Samsung Electronics Iberia, últimamente se están comparando mucho los eReaders con otros productos multimedia y no debería ser así. “Estamos hablando de dispositivos específicamente diseñados para la lectura, orientados a personas que dedican su tiempo a ella por placer o por negocios y que no quieren perder calidad ni depender de una duración de batería”, asegura la directiva

Además, nuestra interlocutora añade: “es fundamental educar a los consumidores, porque ahora mismo hay mucha confusión y pueden acabar adquiriendo un producto que no cubra sus necesidades”. Una tarea para la que resultará clave la colaboración de un canal capacitado para transmitir con claridad y concisión las características particulares de estos dispositivos y sus ventajas.


Claves para afianzarse en un mercado emergente

El potencial crecimiento de la demanda de eReaders hace que este mercado sea uno de los que aún cuenta con más jugadores dispuestos a hacerse con un hueco.

Con todo aún por decidir, los fabricantes se esmeran por ofrecer productos cada vez más competitivos tanto en prestaciones como en relación calidad/precio, sin olvidar que una buena estrategia de distribución será clave para alcanzar buenos acuerdos con las editoriales, cuyo papel es capital para el desarrollo óptimo de este mercado.

Cuando preguntamos a nuestros interlocutores sobre las perspectivas de crecimiento de este segmento a medio plazo todos coinciden en ser optimistas: Así, Juan González nos comenta  que en Grammata consideran que en 2011 se llegará al punto de inflexión en el que esta tecnología superará a la anterior y en 10 años el eReader será el soporte mayoritario.

Por su parte García-Madrid afirma  que se trata de un producto cuya demanda está creciendo rápidamente. “El interés hacia estos dispositivos ya se notó durante la pasada campaña de Navidades y crecerá aún más en los próximos meses”, indica el ejecutivo.

En lo que se refiere a la distribución, el director de tecnología de Investrónica tiene claro que contar con una buena estrategia de canal será clave en este mercado, destacando que su firma posee un canal de distribución que les permite tener una capilaridad muy importante en toda España. “Algo que nos diferencia del resto de competidores”, sentencia García-Madrid.

Sobre la importancia de establecer alianzas entre proveedores de eReaders e industria editorial, la representante de Samsung nos comenta: “el verdadero crecimiento está todavía por producirse porque la parte de contenidos todavía está en desarrollo. En cuanto se puedan adquirir una amplia variedad títulos novedosos de manera sencilla, el dispositivo será mucho más productivo y su demanda aumentará considerablemente”.

Esta visión es compartida también por García-Madrid que asegura que en el mercado español, será decisiva la mayor disponibilidad de libros digitales en nuestra lengua y de interés para los lectores (como, por ejemplo, de los últimos bestsellers, etc.) de diferentes editoriales.

El directivo d
e Investrónica también apunta: “ los proveedores capaces de consolidarse en este mercado serán aquellos actores capaces de cubrir todo el eco-sistema del libro electrónico con una propuesta conjunta de contenidos digitales, de dispositivos de lectura y de un servicio técnico de calidad”.

En Grammata también apuestan por desarrollar este modelo de cobertura total de todas las necesidades que puedan tener los lectores y junto con su oferta de eReaders ofrecen una garantía de dos años con servicio técnico propio.


Edición de eBooks en España: primeras experiencias

De momento, aunque el porcentaje de títulos disponibles en castellano no ha parado de crecer, tan sólo se sitúa en el 5% del total de libros editados. Se calcula que para el año 2013 el 50% tendrá su versión virtual, un guarismo que llegará al 100% en el año 2016.

Para conocer un poco más de cerca cómo está funcionando este incipiente negocio hablamos con Antonio Quirós, consejero delegado de Luarna, una editorial de reciente creación (2009) que centra su labor en la publicación de libros digitales y en la comercialización de eReaders.

Cuando preguntamos a Quirós cuántos eBooks ha comercializado hasta el momento nos comenta: “durante este período hemos puesto en el mercado más de 1.000 eBooks, de los cuales el 70% son libros de ámbito profesional y el 30% han sido libros literarios”.

En lo que respecta al mercado de eReaders, desde su experiencia en Luarna Quirós declara que en la actualidad, en la compra de eReaders influye todavía su precio, lo que hace que se popularicen entre personas con un cierto poder adquisitivo. “Sin embargo, una vez éste deje de ser una barrera se ampliará el índice de penetración de los eBooks”, afirma el directivo.

Sobre esta cuestión, el estudio elaborado por Teanalisys citado en el comienzo de este reportaje reflejó que los lectores españoles cifraban en 70,8 euros el precio razonable para un eReader. Un reducción de precio que es muy posible se aplique en los dispositivos más sencillos una vez vayan apareciendo nuevos modelos (en color, con más capacidades o provistos de conectividad 3G).