El valor del almacenamiento eficiente para la pyme

Negocios

Francisco Torres-Brizuela, director de canal de NetApp Iberia, indica las ventajas de las soluciones de cloud computing, virtualización y almacenamiento para las pequeñas y grandes empresas, así como las nuevas oportunidades para el canal.

Las nuevas herramientas tecnológicas basadas en el cloud computing, la virtualización y la eficiencia del almacenamiento permiten a las pymes optimizar sus recursos, alcanzando ahorros de entre un 50% y un 80%.

Ante estas nuevas oportunidades, el canal ha de ir más allá de la simple comercialización de productos, sino pensar en la venta de soluciones, cubriendo servicios de soporte, consultoría, configuración y puesta en marcha que permitan a los clientes extraer el máximo potencial de las nuevas tecnologías eficientes.

En el área del almacenamiento, el segmento de la mediana empresa suele tender a la utilización generalizada de soluciones Windows, Ethernet e iSCSI, dado que el personal disponible suele estar especializado en el soporte y administración de estas soluciones. Sin embargo, suelen enfrentarse a los mismos retos que las grandes compañías: crecimiento de los datos, reducción de los presupuestos IT, problemas de gestión en el centro de datos…

Sin duda, uno de los principales capítulos en los presupuestos tecnológicos es el almacenamiento, cuyos gastos crecen un 50% cada año, situándose ya como el segundo coste en importancia (después de los servidores) de los centros de datos de las empresas.

Hay que tener en cuenta que por cada vatio de electricidad que consume el centro de datos, se necesita otro vatio para refrigerarlo. La eficiencia del almacenamiento resulta así clave para reducir los gastos operativos y rebajar los costes energéticos y de gestión de unas infraestructuras que crecen en tamaño y complejidad a un ritmo acelerado.

 

La reducción de costes es pues el objetivo número uno. Uno de los campos en los que la tecnología está contribuyendo más significativamente a la reducción de la demanda energética y, por tanto, a un significativo ahorro de costes en las infraestructuras de TI para los centros de datos es la virtualización.

La virtualización de servidores supone para una empresa un ahorro de costes que alcanza el 50%, tanto en gastos de software como de hardware, almacenamiento, mantenimiento u operación de infraestructura. Un amplio conjunto de soluciones de virtualización y eficiencia del almacenamiento (deduplicación, thin provisioning…) ayudan así a las empresas a lograr un centro de datos eficiente desde el punto de vista de los costes.

Por último, el cloud computing está cambiando definitivamente la naturaleza del suministro de las tecnologías de la información dentro de la empresa y, con ello, la infraestructura global de los modernos centros de datos. Es precisamente la combinación de la virtualización de aplicaciones, servidores, redes y almacenamiento, lo que está permitiendo desarrollar estos nuevos modelos de negocio.

De hecho, la eficiencia del cloud supone el ahorro de cientos de miles de euros. En el área de almacenamiento, por ejemplo, los nuevos modelos de capacidad bajo demanda permiten a las empresas pagar únicamente por la capacidad que utilizan, y no sobredimensionar sus entornos como era frecuente en el pasado.

Frente a una configuración tradicional, un entorno cloud puede suponer un ahorro energético y de espacio superior al 60%; los tiempos de operación se pueden llegar a reducir en un 80%, y con ello, se reduce también la carga de trabajo administrativa.

La gestión unificada de todo el entorno cloud (sistemas, máquinas virtuales, almacenamiento…) es también un elemento crítico, con el objetivo de mejorar la visibilidad sobre los servicios, monitorizar el rendimiento y automatizar el provisionamiento de los equipos. El cloud computing, en definitiva, ofrece una gran flexibilidad, capacidad de respuesta más rápida, mejora de la agilidad del negocio y ayuda para contener los costes.